jueves, 22 de mayo de 2014

El desenamoramiento

Yo estaba enamorada de Amazon. Y mucho. Soy una de esas personas que no va de compras, que no le gusta el agobio. Me duelen los pies y me canso de quitarme y ponerme la ropa para probarme cosas que probablemente no me sirvan ni me queden bien. Aparte de los precios: online suele ser casi todo mucho más barato. Y te lo llevan a casa o a la oficina! qué más se puede pedir.

(Hago una pausa para decir que soy consciente de que comprarle a una macro empresa como Amazon cuyos empleados tienen dudosas condiciones de trabajo y cuya fiscalidad no es el del todo ética destruye negocios pequeños y todo eso, antes de que me lo digan)

 Pero todo tiene un final: me he desenamorado. Sigo adorando comprar por Internet, sí, pero ya no quiero al Señor Amazon. La historia es que compré un bolso precioso y pagué las 45 libras que valía encantadísima. Me llegó en Noviembre, lo estrené, viajé a España con él en Navidad y a la vuelta ya empezaba a verse un poco gastado. En mayo volví a España con él y parecía bastante viejo, sinceramente. Rip Curl da garantía de un año en todos sus productos así que chateé (primer error) con atención al cliente para contarles el tema y pedirles una devolución.

Lo que en otras circunstancias hubiese sido una maravilla se ha convertido en un proceso doloroso que ha durado casi dos semanas. El chico simpático con el que charlé me mandó las 45 libras sin yo decirle nada a la tarjeta con la que pagué el bolso....cuando yo había cerrado esa cuenta en Abril. El chico automáticamente se lavó las manos, dijo que no podía cancelar la devolución del dinero y ale, ahí te quedas.

Desde entonces he estado peleándome con ellos por correo electrónico y hasta por teléfono. Uno de sus advisors me llamó tres veces desde un número irlandés, pero a las horas que me llamó yo creo que más bien estaba en la India....y nada. Nada de nada. Ellos me pedían una carta de mi banco (Natwest) diciendo que no encuentran el dinero. Natwest me decía que ellos no dan cartas y que no encontraban el dinero. Yo ya desesperada. Imagínense. Hasta envié los papeles de que la cuenta estaba cerrada a Amazon y ellos siguieron erre que erre con la carta de las narices que Natwest se negaba a hacer. Qué se supone que tenía que hacer? falsificar la carta? era ya la única opción que me quedaba.

Todo se solucionó esta semana cuando la no muy amable directora de la oficina de Holborn me dijo que escribiera una carta explicando lo que quería. Me senté y se la escribí ahí mismo. Alguien me llamó después de un par de horas y me dijo que (mira tú) mi dinero estaba "suspendido" en mi oficina en Salford. Y aquí me planteo yo varias cosas:

1 - Este señor que me llamó encontró el dinero. La oficina de Holborn no podía encontrarlo en ninguna de mis visitas? really?
2 - Lo más que saben es que ya no vivo en Salford, que se esperaban? que fuera ahí a preguntar si tenían mi dinero?
3 - Atención al cliente pésima de ambos bandos. Desesperación e impotencia en el mío.

Hoy fui, me dieron el dinero (dos colas tuve que esperar) y ni una disculpa ni sonrisa ni nada de nada. Sinceramente, yo ya sabía que Natwest era un banco horrible y por eso cerré la cuenta, pero no me esperaba un trato tan malo y tan poco empático. Fui cliente un montón de años y así es como lo pagan?

Y lo mismo por parte de Amazon. Gasto mucho dinero ahí al año y así es como me tratan? mi último correo ni siquiera fue respondido.

Así que a Natwest, que le dén bien dado. No me arrepiento de haber cerrado mi cuenta ahí. Con gente tan simpática trabajando en sus oficinas da gusto. Y a Amazon le digo que esa no es manera de tratar a sus clientes. A partir de ahora buscaré otra opción siempre antes de irme ahí a comprar. Es una pena que otra web que me gustaba (Book Depository) fuera absorbida por ellos :(