domingo, 2 de marzo de 2014

Croquetas

Mi familia ya se ha hartado a reirse de mí, así que les doy permiso a ustedes también....

Son mi talón de Aquiles culinario. No me salen. La bechamel siempre se me queda llena de grumos, con sabor a crudo o muy líquida, tan líquida que hacer bolitas es demasiado optimista. Tengo el libro de recetas de Simone Ortega y cada día tengo más claro que más que intentar enseñar "la cocina tradicional española" a las futuras amas de casa, esa mujer quería quitarle a una las ganas de cocinar.

Por suerte, existe Felicity Cloake en este mundo. Esta mujer tiene una sección que se llama "How to cook the perfect...." en el Guardian donde analiza varias recetas, las hace, te da los pros y los contras de cada una y genera la suya propia, la perfecta. Su tarta de zanahoria es famosa en mi casa y en un buen cacho de Las Palmas. También he probado su banana bread y tengo un correo guardado en borradores con varias de sus recetas (entre ellas cosas tan simplonas como ensalada de col o tan complicadas como macarons de chocolate). Hoy le tocó el turno a sus croquetas de jamón.

El truco, y la mayor diferencia con Simone Ortega, era usar analogias con puré de papas (algo muy británico) y usar leche caliente en la bechamel en lugar de leche fría. Ayuda a que no se formen grumos.Y no distraer a Reena mientras removía y removía.

Así que hoy, esta que está aquí, ha cenado croquetas de jamón. Y más orgullosa que estoy de que por fin me hayan salido!! y he encargado el libro de Felicity para usar el de Simone Ortega de sujetapuertas. Se lo ha ganado.

1 comentario:

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!