domingo, 29 de septiembre de 2013

The F word

Algo que estoy cansada de oir últimamente y que por desgracia oigo más de lo que me gustaría es:

Yo no soy feminista pero...

Pero....

  • Quieres cobrar lo mismo que un hombre
  • Quieres que no te roben el sueldo de un mes por mandar a tu hijo a una guardería y tú poder ir a trabajar (para pagar la guardería, pescadilla que se muerde la cola)
  • Quieres poder votar, conducir e ir sola al médico. Y poder elegir si el médico que te atiende es un hombre o una mujer
  • Quieres poder usar anticonceptivos y abortar si lo ves necesario
  • Quieres ser libre de poder tener niños y niñas, sin que nadie te diga que una niña es una desgracia para la familia.
  • Quieres poder caminar sola por la calle de noche (o de día) sin que te pase nada ni te griten "piropos"
  • Quieres poder ir a la Universidad y tener una carrera
  • Quierer no tener que decir si estas soltera o casada cada vez que rellenas un simple formulario (Miss vs. Mrs en UK, Sra contra Señorita en España). A quién le importa!

Y añadan todo lo que se les ocurra. Porque ser feminista no es andar quemando sujetadores, es simplemente querer borrar las injusticias que sufrimos en el día a día. Es querer decidir si tu hija va a ir al colegio vestida de rosa de arriba a abajo o si te hijo puede ir a clases de ballet, sin que la sociedad te diga lo que tienen que hacer. Es poder ser astronauta si quieres sin que nadie te diga que "eso no es una profesión de mujeres". Es poder ir a denunciar una violación sin que el policía te diga que probablemente te lo estabas buscando o que la manera en la que ibas vestida no es la correcta. Y es poder decidir si quieres quedarte en casa a cuidar a tus hijos o trabajar. Para mí el feminismo es sobre decisiones, sobre tener libertad y formación suficiente para decidir por ti misma lo que quieres hacer sin que nadie te condicione diciéndote que conduces peor por ser una mujer o que tu lugar es una cocina.

Si no se indignan al leer la prensa cada día, les recomiendo que lean Full Frontal Feminism. Es un buen libro de introducción que les abrirá los ojos a todas estas injusticias, a que las mujeres solo sirvan para tener niños y por eso se les dificulte el acceso a los anticonceptivos, a que los procedimientos para abortar cada vez sean mas restrictivos, a que la nueva generación de mujeres piense que sólo sirve para levantarse la camiseta y enseñar el culo (especialmente este verano, quién demonios puso de moda esos pantalones cortos que ni se pueden llamar así?!) y a que la sociedad tenga metido en la cabeza que es la mujer la que tiene que sacar adelante a la casa y los niños, cuando los hombres también se mueren por pasar tiempo con sus hijos. Como ejemplo, la baja por paternidad en UK son sólo 2 semanas, mientras que la de maternidad es hasta 52. Lo último que leí es que se estaba trabajando en un proyecto para que padres y madres puedan compartir el tiempo de baja. Pienso que también deberían meter mano en los precios de las guarderías, pero tiempo al tiempo.

Y si a pesar de todo aún no se indignan, pueden mirar esta sección de juguetes para niñas. En algún sitio leí que no se es feminista de verdad hasta que no se tiene una hija. Yo no estoy ahí aún, pero sí sé no me gustaría ver a mi sobrina bailando en una barra mientras le den billetes de juguete o que no me gustaría que jugase con una muñeca cuyos hobbies son maquillarse, ir de compras y coquetear con chicos. Espero algo más de ella! Va a ser interesante en este sentido ver el crecimiento de los gemelos de Maria La Chica también ;)

Todo esto viene porque he terminado de leer Living Dolls, que trata muchos de estos temas desde la perspectiva británica (Full Frontal Feminism es americano pero muchas situaciones también ocurren en la vieja Europa), desde los titulares infames del Daily Mail hasta las chicas que creen que la única manera que tienen de hacer a sus madres orgullosas es desnudándose en clubs para luego salir publicadas en lads mags (las revistas estas para machotes en las que se habla de coches, fútbol y que están llenas de fotos de chicas desnudas). Algo falla cuando esas son todas las oportunidades que tienen en la vida. 

Tengo la impresión de que este post ha sido un batiburrillo de cosas, pero en resumen sólo quiero decirles que no tengan miedo a la palabrita que empieza con F. Yo no quiero ser superior a nadie ni andar pisando cabezas de hombres a mi paso. Solo quiero ser respetada y poder tomar las decisiones que yo crea conveniente, como he tenido la suerte de hacer hasta ahora y que mi madre no tuvo hace tan sólo 30 años en una España sin Franco. Alguien me llamó feminazi hace no mucho por la mala fama que tiene tan siquiera decir que quieres igualdad, y no lo entiendo. David Cameron también está confundido y me sorprende. Yo juraría que todas ustedes quieren lo mismo que yo. ¿Y cómo llaman a eso?

 photo 95120_zps314b85d6.jpg
Me topé con un chico por Brighton llevaba esta misma camiseta un día volviendo a casa del trabajo


Actualización 1 de Octubre: Cuando escribí este post estaba intentando recordar un blog pero Google no me ayudaba. Hoy me he topado con él en un artículo del País: The Everyday Sexism Project.

jueves, 5 de septiembre de 2013

Mi alter ego

Olvídense de "esa chica de empresariales que se te parece". Mi alter ego es un señor con nombre indio que vive en alguna parte de Estados Unidos. Es un señor cuyo nombre empieza con R y comparte apellido conmigo que conduce un Lexus y viaja a la India vía Nigeria. Qué como sé todo esto?

Porque le da mi correo a todo el mundo.

No sé si es que lo da intencionadamente para librarse del correo basura o si es que la gente asume que su correo @sandía.com cuando en realidad es @melón.com, pero la cuestión es que de vez en cuando recibo correo dirigido a él. Me han invitado a barbacoas (pero de esos correos en los que todo el mundo responde diciendo lo que va a llevar y que nadie se dió cuenta de que el correo de este tipo estaba mal!), me han enviado entradas para ver una peli en un cine en la India, el itinerario de uno de sus viajes y me recuerdan que va siendo hora del mantenimiento de su Lexus. Y yo me meo, porque todo este correo es totalmente legítimo y no va a mi spam.

Así que si por algún casual este señor (que no voy a decir su nombre completo) me lee, que sepa que su señora perdió ayer su cita para la clínica de ronquidos. O era para él pero el correo dirigido a su señora, no llego a tanto. De nada.