viernes, 5 de abril de 2013

Cambios

Y con la maleta a cuestas, debería subtitularse el post. 

Muchos saben que a mí Southampton no me emociona como ciudad para vivir. La perspectiva de comprar una casa y criar niños aquí me da un poco de urticaria. No tiene nada. El único motivo por el que uno se queda aquí es la gente y la posibilidad de escaparse a Londres a precios más o menos asequibles. Y el trabajo, claro. Si tienes un trabajo en el que estés contenta, te sientas valorada y creas que tienes posibilidades de promoción.

El martes entregué mi carta de renuncia y hoy he avisado a mi casero de que en mayo dejo el que ha sido mi hogar durante poco más de año y medio. Cambio Southampton por una ciudad que me encantó la primera vez que la visité, Brighton. No es muy grande, pero la vidilla que tiene engancha a cualquiera. Cambio mi trabajo en una multinacional francesa con millones de capas y formularios por una empresa pequeña-mediana, de no más de 20 personas y subiendo. Y cambio mi puesto de personita sin experiencia por un ascenso, que ya va siendo hora de que me dén algo de responsabilidad y me dejen usar mi cerebro en vez de hacer tanto trabajo de mono. 

Por un lado me da un poco de pereza la mudanza (pff, buscar piso, empaquetar mis cosas, cargarlas, desempaquetarlas...) pero ya va siendo hora de mover el culo. No es viable continuar en el estancamiento laboral en el que estoy. Tengo más amigas en el mismo estado que yo y te das cuenta de que estar mal en el trabajo no es sólo estar frustrada durante tus 40 horas semanales. Es algo que te llevas a casa, que compartes con tus amigas cuando te desahogas y que, probablemente, le hagas pagar a alguien un día que tengas un día muy malo. Es difícil cortar el círculo tal y como está el panorama laboral y doy gracias de haber tenido la suerte de que esta oferta no haya tardado mucho en llegar. 

En realidad mi objetivo era volver a mi querido Norte, pero la próxima vez será. Si se enteran de alguien que esté alquilando un piso barato y decente en Brighton o Hove hagánmelo saber! les estaré agradecida eternamente. Las agencias con las que he tratado esta semana son para escribir un post aparte. A ver con qué antros me encuentro mañana cuando vea los primeros pisos "con mucha luz y cocina recién instalada". 

(Y ya de paso inaguro la etiqueta Brighton en el blog)

9 comentarios:

  1. Anda, esto no lo vi venir. Suerte!

    ResponderEliminar
  2. Tener un mal trabajo, además te trae problemas físicos y psíquicos, además de desgaste...me alegro mucho de tu nuevo trabajo :s

    ResponderEliminar
  3. Estoy con Pelocha, por propia experiencia, un mal trabajo, mal pagado y estancado, te pasa factura, no a medio plazo, sino muy a corto.
    Me alegro un montón!!!!!! Enhorabuena :)

    ResponderEliminar
  4. Espero que no se te ocurra ponerte esos horribles bigotes, te pondria la foto que saque de las frikis bigotudas de Brighton pero es complicado para mi.

    ResponderEliminar
  5. ¡Haces bien, Reena! Valor y al toro, y ánimo con esa mudanza.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos! les respondi hace un par de dias pero desde el movil y no se publico -_-

    Pelocha, minafog, pues si, pero cuesta salir del ciclo de comodidad y da un poco de miedo, sobre todo cuando ves los alquileres en Brighton! jajajaja

    Ma, no no, quita.

    ResponderEliminar
  7. claro Reena a cambiar de ciudad que siempre viene bien! nueva ciudad, nuevas amistades, nuevas experiencias! y seguir viviendo...

    ResponderEliminar
  8. Te deseo mucha mucha suerte con este paso que estás dando. Aunque suene a tópico, a veces hay que arriesgarse para hacer realidad los sue;os que perseguimos. Espero que el cambio te aporte muchas cosas positivas.

    ResponderEliminar

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!