jueves, 22 de noviembre de 2012

Embarcada parte 2: el barco!

Si no han leído la primera parte del viaje, que cubre las vicisitudes del vuelo en el helicóptero para llegar al barco, aquí la tienen! recomiendo que la lean primero.

Una vez conseguimos llegar al barco ya era la hora de comer. Nos quitamos el traje de supervivencia, devolvimos los chalecos salvavidas - éstos se los llevan los que van a coger el helicóptero después de tí - y dejamos las maletas en el suelo. Nos asignaron nuestro punto de evacuación, balsa salvavidas y habitación/cama. Fuimos a comer y luego volvimos a recoger nuestras cosas para llevarlas a las habitaciones y sufrir la inducción. 

El traje de supervivencia hay que conservarlo durante el todo tiempo que estés offshore por si suena la alarma de evacuación y tienes que salir del barco en un helicóptero. Una vez en la habitación tienes una bolsa de deportes con el número de tu cama y varias cosas útiles en caso de emergencia, como una linterna y varias cosas más que no recuerdo. El traje de supervivencia se mete dentro también, así si hay que salir corriendo sólo hay que coger esa bolsa. En caso de evacuación en barco, hay puntos en el barco que contienen trajes para ponerse y salvavidas. 

En la inducción te explican los tipos de alarmas que suenan en el barco, las rutas para llegar a los puntos de evacuación y demás cosas útiles pero que, por suerte o por desgracia, olvidas enseguida. Me pasé casi toda la semana fijándome en las señales que veía para intentar recordar adónde tenía que ir en caso de emergencia, dónde estaban los refugios y dónde los puntos de evacuación temporales o sustitutorios. 

La vida en el barco es prácticamente como en tierra, excepto en que los turnos son de 6 de la mañana a 6 de la tarde si te toca de día. La comida tiene unos horarios definidos y no suele ser gran cosa, pero siempre hay cosillas disponibles para pizquear durante el día, especialmente dulces. Si la instalación no recibe un barco en una temporada con provisiones, el menú puede ser un poco desesperante, por lo que me han contado. Hay fruta no muy fresca, leche y algo de verdura, pero siendo vegetariano la vida offshore tiene que ser muy difícil.

La habitación está ya preparada cuando llegas, con tus toallas y barra de jabón encima de la cama esperándote. Las puertas se mantienen abiertas para que la chica de la limpieza sepa si puede entrar a limpiar o no. Hay un par de salas con tele y DVDs, una para fumadores y otra para no fumadores, aunque las habitaciones también tienen tele (nuestro barco tenía hasta Sky+!), pero no había wifi. La sala de la tele tenía cuatro ordenadores muy lentos que se pueden usar sin problemas, sólo teniendo en cuenta a la gente que está esperando también para usarlos, claro. 

Y para salir a cubierta, al menos en el barco que yo estuve, hay que llevar todo el PPE puesto, esto es:

-Botas. Yo las llevo con un par de calcetines normales y otro par gorditos para que no me hagan daño
-Ropa de abrigo debajo del mono. Un polar, por ejemplo, aparte del polo de la empresa y una camiseta de manga larga. Yo no pasé frío, de hecho me quité el polar para medir las salas de máquinas porque hace mucho calor ahí.
-El mono
-Gafas de seguridad graduadas o sobregafas de plástico. 
-Casco con protección auditiva
-Guantes

Aparte yo recomendaría llevar un par de tapones para los oídos en el bolsillo del mono y un boli. Algunas zonas en el barco eran de doble protección auditiva y viene bien llevar los tapones encima. En este caso el procedimiento sería salir a una zona más o menos tranquila, quitar los cascos de los oídos, poner los tapones y volver a colocar los cascos antes de entrar a la habitación.

Yo estaba pasándomelo pipa en el barco. La gente es sociable, te cuenta su vida, se ríen los unos de los otros....hasta que dos días más tarde el mar se puso tonto y el barco se empezó a mover más de 10 grados hacia los lados. Era una cosa exagerada, tanta que me mareé y estuve dos horas sin poder hacer nada. Me quedé dormida esperando por el médico para que me diera unas pastillas para el mareo y, cuando llegó, no las encontraba!! me dió unas muñequeras que, por lo visto, ejercen presión en un punto de la muñeca y quitan el mareo. Me pareció muy complicado mantener las muñequeras fijas en ese punto considerando la cantidad de ropa que llevaba así que no puedo decirles si funcionaron o si se me quitó el mareo porque me empecé a acostumbrar a estar embarcada. 

Nadie durmió esa noche, de lo que se movían las literas. Ese fue el único momento en el que dije que quería volverme a casa! sin embargo, mi última tarde me estresé para acabar la auditoría y las medidas que me quedaban pendientes. No paraba de saltar una alarma en la sala de máquinas que yo no sabía porque era, así que consulté con la torre de control y me explicaron que era para el tipo que está al mando de esa sección, para que vaya a mirar su ordenador porque hay algo raro con los motores. Muy bien, gracias por los continuos sustos! Terminé la última medida en la sala de máquinas de la proa del barco tarde, subí las escaleras (empinadísimas) y salí a cubierta. Era de noche y lo que vi fueron las otras plataformas y barcos del Mar del Norte iluminados en el fondo. Por esa imagen, valió la pena el estrés del último día, si les digo la verdad! En Google Images se pueden hacer una idea de como es la vista

Y poco más que contar! creo que he cubierto los puntos más importantes del viaje. Durante las 12 horas de turno de cada día van a hablar con muchísima gente, van a subir y bajar un huevo de escaleras, van a quitarse y ponerse el PPE dos y tres veces (no se puede almorzar con el mono, así que ese es el cambio obligatorio) y van a trabajar mucho, pero es muy relajado en general. Nadie les va a decir nada por cogerse cinco minutos para tomarse una taza de té con galletas y leer el periódico. 

Volveré? sí, aunque espero que cuando el tiempo empiece a mejorar! 

2 comentarios:

  1. Anónimo2:48 p. m.

    Tengo una pregunta un poco de "cateta", pero ¿por qué no sé te ocurrió tomarte una Biodramina, o algo equivalente? Cuando me fui de crucero (una vez y nunca más) lo hice, desde luego el movimiento no sería comparable, pero igual te hubiera ayudado. Es una pregunta "cateta", lo sé...Siendo canaria...
    María

    ResponderEliminar
  2. En la primera parte comente que todos los medicamentos tienen que ir sellados con la etiqueta de la farmacia. No voy a comprar una cana de biodraminas cada vez que me vaya, para eso esta el medico del barco!

    ResponderEliminar

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!