martes, 17 de julio de 2012

La fauna del gimnasio

Llevaré, no sé, tres semanas yendo al gimnasio, que son un montón para mí. El chico de recepción intentó venderme el pago mes a mes, a treinta y tantas libras el mes, cuando yo iba decidida a pagar el año entero. Entiendo que así ellos ganan más, pero le respondí al chico que, si pago mes a mes, lo más probable es que fuese un mes y si te he visto, no me acuerdo.

Pues puedo decir con más o menos orgullo que llevo eso, tres semanas, yendo al gimnasio. Me aburro como yo sola. El otro día la tele de la sala de las máquinas no paraba de enseñar anuncios de comida, hay que ser cruel! en menos de media hora juro que vi anuncios de McD, de chocolate Galaxy y de demás guarrerías. Acabé marchándome a la piscina del hambre que me estaba dando estar ahí.

Así que como me aburro tanto, me fijo demasiado en mis alrededores. Aparte de que a veces se me van los ojos a cierta persona que casualmente va también al gimnasio a la misma hora que yo (tierra trágame) me he dado cuenta de varios detalles:

  1. Hay una chica que se pasa un buen rato en la maquinita de la rampa jugando con su smart phone. Termina, se sienta en la máquina de remo, se para al rato para responder algún mensaje y se marcha a los dos minutos. Lo ha hecho ya tres veces delante mía!
  2. La típica que se pega media hora en la máquina de correr....con maquillaje. Termina la pobre que parece que se ha pasado media hora llorando, con churretones de rimel por la cara
  3. Una a la que, en mi cabeza, he apodado Lady Gaga: pelo rojo teñidísimo y flores en el pelo. Hace bicicleta estática y luego se mete en la piscina recogiéndose el pelo en un moño....y nada sin mojárselo! que tensión de mujer! me dan ganas de salpicarle!!
  4. Las señoras indias que van a caminar a la máquina de correr para socializar. En este grupo incluyo a la misma profesora de yoga del gimnasio. Se pasa más tiempo programando la máquina que caminando sobre ella!
  5.  Y, por último, esas parejas de polacos que van a la piscina a relajarse y charlar y se acoplan en el lado más largo de la piscina...señor, siéntese en las escaleras y deje el lado largo para los que queremos usar la piscina para hacer ejercicio. Gracias!
Y en sus gimnasios a quién han fichado? ver a esta fauna a mi alrededor me hace sentirme menos mal por no seguir al pie de la letra el mierda programa que me han mandado, que al menos yo me he tomado la molestia de comprarme unas zapatillas de deporte decentes para el gimnasio! hay más cosas que no entiendo, como esa gente que entrena y se va sin ducharse ni cambiarse de ropa, pero eso da para otro capítulo.

17 comentarios:

  1. En Salamanca como somos una pequeña ciudad del interior de Ejpaña, lo que habia eran un monton de jubilados que cogian las maquinas de correr para andar y socializar...

    ResponderEliminar
  2. Cuando yo iba al gym en Glasgow fiché a la típica barbie, que va toda puesta al gym con ropa sexy, naranja del fake tan, suuupermaquillada y suuuperpeinada. Esas chicas suelen posicionarse delante de la sección masculina de culturistas y sin hacer muchos esfuerzos movian el culete (tenían a los musculitos hipnotizados). Despues de dos horas 'haciendo ejercicio' volvían al vestuario sin haber sudado ni una gota, sin despeinarse, y sin el rimmer corrido.

    Esas iban en busca de follamigo,no a hacer ejercicio...

    ResponderEliminar
  3. Nunca he estado en un gimnasio, ahora a lo mejor me animaría a apuntarme si no fuera porque el más barato que tengo en los alrededores cuesta mensualmente más del triple de lo que tú has mencionado que pagas, pero probablemente tampoco, porque a mí lo que me gustan son las clases de grupo, las máquinas deben ser un aburrimiento mortal, la bici estática ya la tengo en casa y ara andar ya lo hago en la calle. Pero sí disfrutaría observando la fauna, eso seguro. Por cierto, que entiendo a Lady Gaga por múltiples razones: la primera, que en una piscina pública es obligatorio (y de sentido común, también) llevar el pelo recogido y no mojarlo para evitar dejar pelos en el agua, la segunda, que el pelo teñido de colores fuertes destiñe SIEMPRE que se moja, la tercera, que cualquiera que cuide su pelo mínimamente evitará mojarlo en piscinas o en el mar, la cuarta, que cualquiera que cuida máximamente su pelo evitará mojarlo en todas las circunstancias que no sea el lavado programado del pelo, sea en piscina, en mar, en río o con una regadera.

    ResponderEliminar
  4. Pelocha, de esas tambien hay! las que se van a la zona de musculacion, hacen dos abdominales y cambian de maquinita. No son tan descaradas, esto es el sur del pais, pero para mi es demasiado obvio. Me hace tantisima gracia!

    Anabel, vale, va, pero que tiene que ser incomodo nadar con el cuello asi tieso. Y si se pone un gorrito de piscina? y si se quita los floripondios del pelo?

    A mi tambien me gustan mas las clases. De hecho este gimnasio no me convencia porque no tiene ni pilates ni aquaerobic. Fui a zumba una vez y no se como no acabe en el suelo con un esguinche de tobillo jaja.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:37 a. m.

    Bienvenida al mundo de los gimansios Ree, espero que pases pronto la etapa de aburrirse. Es ritual, nadie llega al gimnasio divirtiéndose. Eso lo tengo claro junto con que la fauna que allí pulula es lo que lo hace divertido.

    Yo en el mío tengo una cuarentona maquillada deborahombres o en su intento más aproximado. Pero luego la especie dominante es el Homo Metrosuexualis Comuni y este tiene diferentes manifestaciones cada vez más numerosas. En primer lugar tenemos El levantador de peso impulsivo, este sujeto de morfología no convencional, se dedica a ir por todas las máquinas a poner todo el peso que sus fibras puedan soportar, en la ejecución del ejercicio intervienen, además del músculo protagonista, un montón de ellos antagonistas y ajenos. Una vergüenza. Uno de estos sujetos se parece a Collin Farrell o como se escriba su nombre, que bastante poco me importa. Otra variante es El Abdominador. Este se puede pasar horas en la colchoneta, banco y/o máquina específica y paralelas ejecutando una infinidad de ejercicios abdominales no documentados con una ejecución horrible y lesivas para el cuerpo. Luego están los narcisos que a pocos le falta comerse la boca a la imagen del espejo no sin antes haberse mirado todos los músculos de su cincelado, o no, cuerpo.

    JR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "a pocos le falta comerse la boca a la imagen del espejo" xDDDD

      Eliminar
    2. http://www.youtube.com/watch?v=PAXo3Wr_nYU

      Eliminar
    3. Anónimo2:19 p. m.

      muy representativo de la fauna de gimnasio.

      Por cierto, me olvidé de firmar un comentario antes. Lo siento.

      JR.

      Eliminar
    4. Solo me queda reirme, jeje, que razon

      Eliminar
  6. Lo de la ducha te lo puedo responder yo... al menos cuando yo iba al gimnasio, iba a última hora, el gimnasio estaba al lado de mi casa, y como no me gustaba ducharme allí, me lavaba un poco el sudor y me iba con lo puesto a ducharme en casa, mucho más cómodo y te pones el pijama directamente... aunque gastas agua caliente, eso sí...

    Sobre la fauna... me extraña que no menciones a los típicos vigoréxicos compitiendo toda la tarde para ver quién levanta más peso o a quién le mide más el músculo...

    ResponderEliminar
  7. Eso si, C-18, pero en general noto que las inglesas son un poquitin pudorosas a la hora de despelotarse en publico. Cuando iba a la piscina en Salford yo era la unica que se duchaba despues de clase de aquaerobic. Jamas se me olvidara la imagen de las ninyas asiaticas duchandose con el banyador puesto y las inglesas simplemente secandose y vistiendose. Como se marchan a la calle apestando a cloro? no me gusta :S

    Hay un grupito de machotes en la zona de musculacion, si....la testosterona en el aire se puede embotellar y todo, pero no les veo comparando musculo! prometo fijarme esta tarde!

    ResponderEliminar
  8. Pues si te llama la atención la hipermaquillada en las máquinas imagínatelas en la piscina. Un poema. Llevo desde octubre yendo a aquagym al gimnasio y es un cuadro cuando las ves en el vestuario al acabar. Un día se me fue la pinza y le dije a una que tenía una cosa negra en la cara... después caí :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AGGHHH! y no deja un caminito negro detras de ella cuando nada? que asquito

      Eliminar
  9. No, si yo también estaría de los nervios con la Lady Gaga y su estiramiento, pero bueno, por buscarle excusas lógicas a la muchacha.

    Yo voy a dos clases diferentes, no en gimnasio sino en estudios de yoga y baile, respectivamente, pero también tienen su miga los personajes. En una, los sábados por la mañana, somos normales todos menos una de las instructoras, que va maquillada y en tanga (yo sufro viendo cómo se le clava en el ojete, porque se le clava). Nos equivocamos en los pasos, nos tienen que explicar cómo hacer las cosas, etc. Lo normal. En otra, entre semana y por la tarde, la cosa es diferente: casi todas son SuperMadres cuarentonas y llevan a sus hijas adolescentes. Todas divinas de la muerte, no les sobra un gramo, pelo de peluquería, uñas de peli porno, plastas de maquillaje, y lo que más me fascina de todo, en vez de llevar agua para la clase a veces llevan frapuccinos y otras bebidas hipercalóricas del Starbucks, tamaño XXL. Madres e hijas. Y jamás, JAMÁS, se equivocan en los pasos o ejercicios. Las odio mucho xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me las puedo imaginar! que estupendas ellas (anyada corazoncitos aqui)

      Eliminar
    2. Anónimo2:17 p. m.

      Se me van a saltar las lágrimas de los recuerdos en las clases dirigidas. Spinning y Body Pump. Mi cromosoma Y haciéndomelas pasar mal a la hora de coordinar y siempre haciendo el contrapunto. En serio las humillaciones públicas o en grupos pequeños te purifican y te hacen pasar a un escalón siguiente del camino a ser mejor persona. Ahí también la fauna y flora convergen en algunos especímenes únicos. Yo también tenía una madre y una hija en la clase de spinning que eran un show, nadie llevaba bebidas hipercalóricas pero un claro aire de deportista dominguero impregnaba el ambiente. En la de Body Pump el show era diferente, yo era de los pocos especímenes varones que se ponían en primera fila, cosa que aprendí después de el primer día. El resto se concentraban atrás y sus atenciones eran tan variopintas que me extrañaba que no salieran con erecciones.

      Algún día volveré a hacer algo de eso. Para las risas

      Eliminar
  10. Muy bueno el post. Algunas veces aburrido en el gimnasio me he puesto a clasificar la fauna presente. Los que más gracia me hacen son los que se miran al espejo con un amor propio que ya quisiera yo para mi!

    ResponderEliminar

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!