miércoles, 24 de agosto de 2011

El ser humano y los micrófonos

El ser humano suele reaccionar con curiosidad y un poco de animadversión cuando algo extraño aparece en su medio natural. Si un día ven a la tele de camino al trabajo lo normal es que se paren a mirar, igual que cuando van conduciendo y ven un accidente en la carretera. Da curiosidad y todos queremos saber qué pasa. Es normal, yo lo entiendo y también lo hago.

Lo que no entiendo es esa compulsión casi irrefrenable que sienten ciertas personas (que no un cierto tipo de persona, le pasa a los chavs y a los ejecutivos trajeados) de, cada vez que ven un micrófono, pegar un grito delante sin pensar de qué demonios es ese micrófono o la consecuencia de su gracieta.

Si ven a alguien midiendo ruidos en una calle del centro de Londres donde están rompiendo ciertas partes de la carretera para construir un tren subterráneo, gritar al micrófono no ayuda para nada, todo lo contrario. Si esa persona está ahí midiendo es porque:

  1. La constructora y el ayuntamiento se preocupan de tu bienestar
  2. Hay normativas que obligan a la constructora a tener a esa persona ahí midiendo
  3. Si gritas al micrófono vas a obligar a esa persona a parar la medida y empezar de nuevo, con la molestia que eso supone si es una medida larga (digamos, de más de 5 minutos). Y a nadie le gusta que un paleto venga a chafar su trabajo!

Menos mal que el sonómetro que uso yo (B&K 2260) me permite poner pausa y borrar hasta 15 segundos de energúmenos. El problema es cuando en una medición de 15 minutos tengo que hacer 6 pausas. No es plan, no es agradable y es muy cansino escuchar cada poco "IS IT TOO LOUD?!" o que venga alguien a pedirme direcciones con una sonrisita de "sé que te estoy molestando pero me importa dos pimientos". Hoy fue gracioso, porque cada 15 días hago una sesión de medida emparejada con una persona de la constructora, cada uno con su sonómetro. Mandamos a callar al intruso los dos a la vez, levantando el dedo índice de la mano izquierda como diciendo "ahora no, cállate!".

Y tampoco es muy agradable reportar medidas cada semana diciendo en la sección de comentarios "personas hablando delante del micrófono" o "idiota gritando al micrófono", porque encima el sonómetro reporta todas las pausas que se hacen durante una medida. Y tampoco es plan pasarme toda la tarde midiendo algo que en media hora se termina sin problemas.

En fin, supongo que no me queda otra que dar gracias por el botón de pausa...

5 comentarios:

  1. No deberían hacer los sonometros con boton de pausa... deberían hacer a las personas con botón de "mute".

    ResponderEliminar
  2. O quizás tenían que hacer los sonómetros con forma de cuchillo ensangrentado... Quizás asi la gente no se acercaba a hacer el graciosete xD

    ResponderEliminar
  3. Que te den un mando a distancia para hacerles mute

    ResponderEliminar
  4. Y no hay forma de "camuflar" el micófono haciendo que parezca otra cosa para que los capullos pasen de largo??...

    Yo debo ser bicho raro, cuando hay un accidente me concentro mas en el tráfico porque se que mas de uno luego anda chocando otra vez, cuando veo a la tele salgo pa otro lado porque no tengo actitud de estrella (mas bien de estrellao).

    ResponderEliminar

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!