domingo, 6 de febrero de 2011

Choque cultural inverso

Cuando te mudas a un país nuevo, después de la etapa en la que todo es precioso llega el choque cultural. Pasa en todos sitios y a todo el mundo. Le pasa a los que se van a Londres a trabajar de camareros y a los que se van a Estados Unidos a estudiar inglés. Se sufre mucho durante ese período echando de menos lo conocido, la comida del sitio nuevo no te gusta, hace mucho frío o la gente es antipática. Si encima no encuentras trabajo o no conoces gente la sensación de soledad se incrementa y si estás a 13,000 kilómetros de tu casa, donde hasta la comida es distinta y nadie sabe lo que es un cuchillo...te entran ganas de cogerte el primer avión de vuelta.

De lo que nadie habla es de cuando esa sensación se da también al volver a lo "conocido" después de un tiempo pululando por ahí. Supuestamente lo "conocido" es la panacea y volver no debería suponer ningún trauma, pero qué pasa cuando lo "conocido" se te queda pequeño, no es cómo solía ser o, simplemente, no lo echabas de menos? qué pasa cuándo tu propia cultura es extraña o no te terminas de adaptar a ella? Fíjense que no digo "qué pasa cuando lo "conocido" no es como solías recordarlo?" porque desde fuera todo tiende a idealizarse y el choque es inevitable, pero esto no es de lo que les estoy hablando ahora. Les hablo de cuando todo es como solía ser antes y tú vuelves a ello consciente de lo que te vas a encontrar.

No echaba en falta que me pidiesen el DNI cada vez que fuese a pagar con tarjeta, ni el ruido de los bares y vecinos tanto de día como de noche, ni la falta de respeto en las tiendas, donde las dependientas están más preocupadas de su charla que del cliente que está esperando. Tampoco echaba de menos la pachorra ni el desprecio a la cultura y que se valore más a aquellos que están orgullosos de saber menos. En fin, supongo que es lo que tiene haber vuelto de un lugar civilizado donde a nadie se le ocurre tirar papeles al suelo (y mucho menos tirarlos por la ventana) ni entrar en una guagua con una cerveza en la mano a las 10 de la mañana, supongo que ustedes me entienden. A esto también se le une aquello sobre la vida social que ya comentó Pelocha en su momento y que es totalmente cierto, la gente hace su vida y cuesta ver a todo el mundo por falta de tiempo o de ganas, así que yo ya he adoptado la política de "2 strikes y fuera", no voy a irle detrás a nadie.

Pero no se crean que todo es malo. Gracias a esto último estoy haciendo migas con gente con la que no tenía mucho trato antes de irme a Singapur, aunque toca sacrificar a alguna personilla que otra a cambio, pero es ley de vida. Y me gusta despertarme con un Lolo rascándome la puerta o con Adolfo llamándome dormilona en vez de con el timbre del móvil. Mucho mejor, dónde va a parar, pero no puedo evitar echarle una mirada de reojo a la maleta esperando a volver a llenarla...acaba por ser adictivo, eh?

21 comentarios:

  1. Anónimo7:54 p. m.

    Tirar papeles a la calle, y subir al autobús con una cerveza, chica no sé donde vivirás, pero donde yo vivo no pasa eso, te lo puedo asegurar.

    ResponderEliminar
  2. anonimo,yo iba antes en el tren(cercanias en madrid) y habia gente bebiendo cerveza,agustisimo.
    Reena yo he viajado poco comparado contigo pero veo que una vez sales y ves otras cosas,es dificil adaptarse tan rapido como uno pensaba.
    La maleta siempre esta medio llena,nunca se sabe

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, re adaptarse es más difícil de lo que la gente piensa, especialmente si quieres volver a irte..

    ResponderEliminar
  4. Eso! medio llena, bien dicho, Gio!

    Anonimo, es veridico. Ayer iba caminando y vi un clinex usado volar fuera de una ventana y lo de la cerveza me paso la segunda vez que cogi la 30 de casa de mi novio a mi casa. Al tio se le derramo la cerveza en la guagua, sobra decir.

    ResponderEliminar
  5. La política de dos strikes y fuera... me encanta la expresión :-)

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10:35 p. m.

    No te olvides de los yonkimendigos, los ex-compañeros de carrera que lo primero que te preguntan es por el curro, el ruido insoportable de las cafeterías, partidos de fútbol hasta en el bus, las marujas que se te cuelan en las colas, y, en general, el analfabetismo funcional que reina...

    Que a gusto me he quedado, encima voy de anónimo para que nadie me coma la cabeza con divagaciones giliflauticas ( otro mal endémico de este lugar! )

    ResponderEliminar
  7. Anónimo3:24 p. m.

    Yo estoy con el anónimo de las 10.35 PM.
    En España hay demasiada falta de civismo y mucho analfabetismo.

    AlSur

    ResponderEliminar
  8. El problema viene cuando ese analfabetismo es algo de lo que estar orgulloso, que es lo que yo estoy viendo aqui. Hay un desprecio general por la cultura y el civismo. Con la excusa de que hay basureros se tiran los papeles a la calle, tan dificil es buscar una papelera y que hagan falta menos basureros?

    ResponderEliminar
  9. Ancianos/as que se cuelan en el super... grgrgrgrgrgrgrgrgrrrr

    ResponderEliminar
  10. Yo también estoy con el anónimo de las 10:35. Pero siempre hay algún anónimo que en España nunca ha visto a nadie tirando papeles o pañales sucios por un balcón, ni se ha visto esperando a que lo atiendan en un mostrador mientras el empleado le cuenta el capítulo de Cuéntame a su compañero, ni ha sido empujado y vapuleado repetidas veces por las viejas que se saltan la cola por norma en la panadería, ni ha conocido a españoles orgullosos de no saber qué es Noruega, ni ha conocido a españoles cuya máxima en la vida es "yo hago X mal, pero es que hay otros que lo hacen peor, ergo yo lo sigo haciendo mal y que le den a todo el mundo".

    ResponderEliminar
  11. Aorijia5:58 p. m.

    :´-(

    Es el ciclo del que está condenado a emigrar, o a quedarse en la patria y sentirse desdichado una vez se pasa la alegría inicial del reencuentro.

    Si acompaña el tema laboral, al menos uno puede permitirse construir una burbuja satisfactoria y viajar, viajar...

    ResponderEliminar
  12. Y la mala educacion de la gente cuando les dices que estan haciendo algo mal...y las miradas de "mira la ninyata esta, viene a decirme que yo no puedo hacer esto cuando llevo haciendolo toda la vida". Ajjj! si se paran en mitad de la acera a fumar mi perro se va a chocar con ellos y la cadena se les va a enredar en las piernas, dejen de fumar en mitad de la acera, cojones!!!

    ResponderEliminar
  13. Anónimo8:40 p. m.

    Y eso que Las Palmas es una ciudad qué esta super super limpia comparada a cuando era pequeño (tengo 35 años) tenlo en cuenta... jejeje ps- 'anonimo expat in La Palma futuro desempleado'.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias Reena, creo que esta publicación me ayudó a no sentirme tan raro después de todo. Soy de México y viví algunos meses en NY el año pasado, y a mi regreso encontré exactamente lo que mencionas, la basura, la ignorancia y la desconfianza (supongo que es un mal común entre países de habla hispana), además de la indiferencia de los que en su momento fueran mis amigos. Estoy por regresar a NY, y a diferencia de la vez anterior, decidí no hacer tanto alboroto para no atraer interesados en hospedaje ni gente que sólo se encarga de desalentarme diciéndome que quiere que me regrese (como si no fuera suficiente tener que adaptarse a un lugar nuevo). En fin, me encantaría saber más de cómo lograste encontrar ese balance entre tu nueva personalidad y el viejo hogar. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  15. Bernardo, no lo encontre. Tienes que empezar a relajarte y quitarle importancia a las cosas, porque si no vives de los nervios. Hay que re-aprender a vivir en ese sitio, como aprendiste a vivir en NY cuando emigraste, y recordar que la re-adaptacion no es mas que una de las etapas del emigrante, solo que a la inversa y mas larga. Con un poco de esfuerzo puedes volver a vivir en Mejico pero siempre te quedara la cosita de lo bien que estabas en NY.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo12:44 p. m.

    Hola gente!!! Que alivio, al fin veo que hay mas personas que sienten lo que yo siento, y ahora le puedo poner nombre a lo que me pasa. Soy Argentina y hace 2 dias volvi luego de 11 meses de vivir en Euskadi. Me siento fatal, me siento fuera de lugar y extraño todo de allá. Mi familia y mis compatriotas son unos amores, y son los mismos de siempre... pero yo no lo soy. Siento que no encajo, y hasta me da rabía escuchar el acento argentino. Me siento con el alma partida al medio. Extraño a mis amigos del viejo continente, extraño los paisajes, y extraño a un chico increible con el que pase momentos maravillosos.
    Hoy ya tengo que salir de mi cueva y enfrentarme nuevamente al mundo, toca trabajar. Pero tengo terror de hacerlo. Y eso que cuando llegue a Euskadi, lo primeros meses me sentia rarisima, me costó adaptarme varios meses. La gente es muy reservada o parca a veces y cuesta mucho tiempo conocerla... pero una vez que la conoces te enamoras de todos ellos.
    Ahora estoy aca, en casa, con mi familia, mis amigos, mi entorno conocido, y nada me suena familiar. Aun no terminé de desarmar la maleta, y tampoco quiero hacerlo. Quiero rearmarla en 30 minutos y subirme al proximo vuelo a Madrid o a Bilbao que haya... en fin, toy jodida.
    Gisela

    ResponderEliminar
  17. Anónimo5:42 p. m.

    Estoy completamente de acuerdo con lo que comentas sobre que "de lo que nadie habla es de cuando esa sensación se da también al volver a lo 'conocido' después de un tiempo pululando por ahí". Se da por hecho que habrá un desajuste al salir, pero nadie menciona el desajuste al volver... gran punto sobre el llamado "Reverse Culture Shock".

    Sobre los comentarios en referencia a lo que os habéis encontrado al volver: los papeles, la suciedad, el mencionado "analfabetismo" (ojo al utilizar ese término, por desgracia hay gente en muchos países del mundo donde todavía hay una alta tasa de analfabetismo real), etc. creo que es irse al otro extremo, con todos mis respetos. Es cierto que hay gente así (orgullosa de no saber, de no hacer nada y de ser ociosa) pero hay perfiles de todo tipo en todas partes.

    Nacida en España, he vivido (estudios y trabajo) en Brighton (UK), Los Ángeles y Boston (USA), Groningen (Holanda), Piura y Trujillo (Perú) y París (Francia). Puedo decir que he encontrado ese tipo de personas así como personas preparadas y con conciencia ciudadana en todos los lugares donde he vivido.

    Creo que lo de tirar los papeles al suelo y beber cerveza en las guaguas es anecdótico (que no quiere decir que no sea significativo de una cultura). Y, bajo mi punto de vista, no significa ser más o menos "civilizado", o "desarrollado". Habiendo vivido en una ciudad de Perú poco "desarrollada" a nivel de infraestructuras y servicios, he encontrado a algunas personas más "civilizadas" que otras que encontré durante mi estancia en Boston.

    Al final, todo depende del mapa mental con el que lo miremos... y siendo personas que hemos viajado tanto deberíamos estar preparados para saber "apreciar" las diferencias culturales y entender el contexto y la historia que las desarrollaron, sin menospreciarlas.

    Y luego que cada uno elija vivir en el lugar con el que más se identifique... si es que logramos encontrarlo después de tanto viaje... que no es fácil! ;)

    Yo de momento he vuelto a donde nací por una temporada... y voy "sobreviviendo" al ya conocido, pero nunca sencillo, choque cultural reverso!

    Un saludo a todos y gracias por tu post!

    ResponderEliminar
  18. Anónimo10:25 p. m.

    A mi sin embargo me pasa algo aún peor, llevo 10 años en España y tengo la eterna sensación de que nunca sere de aca, nunca me sentire española (ni mucho menos catalana arrgg), ya que de hecho me encanta Barcelona como ciudad pero no me gusta España en sí ...pero si pienso en volver a Argentina ufff no se que me esperaria alla (solo volvi una vez y tuve el sindrome ese del choque cultural, solo q entonces no supe que era eso,pense q no era normal y lo pase algo mal!!..)hoy por hoy despues de tantos años no me hace falta volver para saber que ya no soy de alla, mis amigas estan casi todas con hijos, y casi no recuerdan las cosas que vivimos, ya que como yo siempre digo, el que se va es el que mantiene todos los recuerdos frescos...supongo que por pura necesidad de no perder el ancla esa medio suelta que arrastramos..en fin... aceptas vivir aca aunque tu corazón y tu mente viviran siempre en el limbo del "eterno despatriado".

    ResponderEliminar
  19. Anónimo7:09 p. m.

    gracias a todos por sus comentarios. Es un tanto tranquilizador saber que hay personas que sienten igual que uno. Lo hace un poco mas facil. Cuanto tiempo dura? A ratos me siento desesperada. No se que es mejor, volver a la maquina apenas se pueda o tomarse un tiempo ... consejos por favor.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo5:53 a. m.

    es completamente cierto, el choque cultural inverso es peor que el primer encuentro con una nueva cultura... despues de 2 años viviendo afuera, llegar a mi pais me hace sentir triste, siento que todo es feo y aburrido nada me llama la atencion...

    ResponderEliminar
  21. Hola.

    Todos los comentarios me parecen muy interesantes, incluso aquellos con los que no estoy de acuerdo. Enhorabuena a la blguera y a los participantes por hacer de este blog un lugar de discusión, o un circo.

    Mi caso es un poco distinto, pero también me siento viajero incomprendido, viajero sin casa... Yo tengo 43 años, y a los 28 (1998) cambié el Atlántico español (Galicia) por el Mediterráneo español (Andalucía, Valencia,..). Volví en 2007 a Galicia, y no pasa un solo día sin que piense en volverme al Mediterráneo. No me adapto a mi tierra. Dudo de si es buena volver al Maditerráneo, porque igual que Galicia fue un paso atrás, no lo será también volver al Mediterráneo? Mis planes en estos momentos pasan por irme al extranjero (voy a estar un año en Polonia), porque irme al Mediterráneo me parece "huir", y puedo encontrarme con lo mismo: otro choque. Qué haríais?

    ResponderEliminar

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!