domingo, 9 de enero de 2011

Camboya II - Phnom Penh

A mitad de camino hacia Phnom Penh el minibús hizo una parada para ir al baño y ahí comprobé que es cierto que en Camboya todo se aprovecha y todo es comestible. Una chica revolvía unas bandejas de metal con cositas fritas...arañas, cucarachas, grillos...lástima que mi cámara de fotos y mi cartera estaban dentro del minibús...

CAMBODIA SELECTION 076

Una vez llegados a nuestro destino, una nube de tuktukeros se agolpó alrededor del minibús en una carrera para pillar algún turista que necesitase que le llevasen. Yo me bajé e intenté ignorarlos pero son tantos que te acaban por poner de mal humor. Comprobé el número de la calle y me eché a caminar, vi el río y pensé que la calle de mi albergue no podía estar muy lejos, porque los números eran bastante cercanos. No estaba equivocada, pero en el camino perdí la cuenta de la cantidad de tuk tuks que me gritaron que me llevaban. Argh! qué nervios!

Me quedé en Nomads, que es muy barato y tiene internet gratis y desayuno, pero las camas son futones en el suelo con mallas antimosquitos. Si se enciende el ventilador a la vez que te intentas dar una ducha con agua caliente dejas la habitación sin luz y a mi me tocó compartirla con dos suecas con menos de dos dedos de frente. Empezaban su viaje por Camboya y Malasia y sus mochilas eran el doble de la mía...y ya estaban llenas. A quién se le ocurre viajar con medio litro de champú desde Suecia...lo que tenían que pesar!

Phnom Penh es una ciudad con áreas de chabolas, como es esperable en Camboya. Cosas para ver tiene pocas. Aproveché que casualmente llegué en el día en el que se estaba celebrando su independencia de los franceses para visitar el palacio real y dar una vuelta por la avenida del río, Sisowath Quay. Negocié con el tuktukero que me llevó de vuelta al albergue una visita por los otros dos highlights de Phnom Penh antes de llevarme al aeropuerto al día siguiente: los killing fields y la prisión, más conocida como S-21.

Introducción histórica made in Reena:

Camboya se independizó de los franceses y se convirtió en una monarquía, su jefe de estado pasó a ser el príncipe Sihanouk. En 1970 él se encontraba en Francia cuando en su país hubo revueltas anti-vietnamitas que terminaron con un golpe de estado en el que se proclamó la República Khmer (Jemer en castellano, que feo suena, jolín). El rey se exilió en Pekín y el nuevo presidente de Camboya pasó a ser Lon Nol. Se dice que este movimiento tuvo ayuda de la CIA porque a Estados Unidos le interesaba que Camboya tuviese un gobierno más pro-americano que el anterior. A saber.

La gente salió a la calle contenta pensando que una nueva época de prosperidad empezaba. Ahhh...ilusos. La guerra civil de Camboya estalló y la república cayó cinco años más tarde. Lon Nol se exilió y los Jemeres Rojos (Khmer Rouges en francés) mataron a todos los dirigentes que pudieron hasta que en mayo de 1975 terminaron con los últimos republicanos en el templo de Preah Vihear, en la frontera con Tailandia. Este templo aún es polémico por un "mueve para allá tu frontera que el templo este en verdad es mío".

Phnom Penh III

Pol Pot
y sus amigos subieron al poder en la que pasó a ser la Kampuchea Democrática y comenzó la evacuación de la ciudad con la excusa de que Estados Unidos estaba planeando un ataque. Se dijo a la gente que iba a poder volver después de unos días pero la realidad es que las familias fueron separadas y sus miembros condenados a trabajos forzados, esclavitud, torturas, miseria y enfermedades. Dos millones de Camboyanos murieron en esta etapa, ejecutados o de hambre. Y todo por unos locos que miraban a China y querían llegar a ser tan comunistas como ellos en el menor tiempo posible.

Phnom Penh VI

Finalmente, en 1978 Vietnam invade Camboya, China invade Vietnam, y Pol Pot huye del país. Nace la tercera guerra de Indochina que culmina con la creación de la República Popular de Kampuchea. La esperanza de vida mejoró de los 16 a los 49 años, se reconstruyeron colegios y hospitales y el país dió los primeros pasos hacia la democracia. Hoy es el Reino de Camboya, su rey es Norodom Sihamoni, el hijo de aquel rey que tuvo que exiliarse, y aunque la población sufra carencias importantes al menos los nuevos camboyanos han podido nacer en paz...porque algo que sorprende de Camboya es la cantidad de niños que hay!

/Rollo histórico

Pues bien, sin saber todo esto mi tuktukero me llevó de paseo con un señor australiano que estaba aburrido en mi albergue. Fuimos primero a ver uno de los killing fields que pueblan Camboya, es decir, esos lugares a los que los prisioneros eran trasladados para ser asesinados y enterrados en fosas comunes. El más famoso es Choeung Ek, 20.000 personas pasaron por él.

En el centro, tiene una estructura llena de calaveras, se dice que hay más de 5.000. Hay carteles explicativos alrededor de todo "el parque" explicando las diferentes áreas que había y las torturas a las que sometían a la gente. Las que más me asombraron son un árbol en el que golpeaban a los bebés para romperles la cabeza y otro árbol conocido como el magic tree, en el que se colgaba un altavoz que emitía sonidos muy altos...para no escuchar los lamentos de las personas que estaban siendo ejecutadas. También hay peceras con la ropa que han recuperado de los cadáveres que han ido sacando...harapos de colorines. Da yuyu. Y todavía quedan cadáveres ahí, no se crean que han limpiado el terreno para los turistas.

Phnom Penh II

Y después, por si esto no era suficiente, a la prisión. Tuol Sleng, aka S-21, era un colegio que fue reconvertido en prisión secreta. Son cuatro edificios con diferentes funciones que hoy en día sólo enseñan las técnicas que se usaban para torturar a los prisioneros, como colgarlos por las pies de una estructura de madera en el patio, y fotos de prisioneros desagrándose en el suelo de las celdas. En el patio también hay 14 tumbas de personas que fueron descubiertas en la prisión en 1979. No pudieron ser identificadas por su avanzado estado de descomposición, así que simbolizan las últimas 14 personas que fueron torturadas en esta prisión y murieron anonimamente.

Phnom Penh V

Yo aconsejaría que no hicieran las dos visitas en el mismo día porque, aparte de que puede ser cansado, es muy duro y yo acabe con dolor de cabeza de ver tantas fotos de vietnamitas torturados y de leer historias de madres separados de sus hijos. Incluso nuestro tuktukero nos contó que él vivió todo esto, que estuvo esclavizado y que cuando todo acabó encontró a su madre. No supimos si creernoslo o no porque es bastante probable que este hombre haya vivido esta trozo de la historia, pero tampoco sabíamos si estaba intentando sacar algún beneficio. No sé.

Y de ahí al albergue, recogí mi mochilona, y al aeropuerto, con inspección sorpresa y soborno a la policía camboyana incluída. Facturé, pagué mi departure tax (que a diferencia de Filipinas aquí se puede pagar con tarjeta), pasé inmigración, aduanas y esperé mi avión...que no me llevaba de vuelta a Singapur, sino a Bangkok, una ciudad a la que le tenía muuuuchas ganas :)

Más fotos en mi set de Flickr sobre Camboya. Y la semana que viene...pa La Palma unos días! :)

4 comentarios:

  1. Aorijia7:01 p. m.

    Muy interesante, como siempre, Reena.

    ResponderEliminar
  2. Uaaah, yo esa foto no la habia visto. :O

    ResponderEliminar
  3. Cual Vidi? la primera no es mia

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:02 a. m.

    Muy interesante...
    Estoy en Vietnam desde hace unos días y el 15 más o menos me iré para cambodia. Ya tengo el visado, pero no sé que hacer esa semana... lo único claro es que tengo que renovar el Visado en la embajada de Vietnam. Genial historia y geniales fotos!
    @alvaronaranjito

    ResponderEliminar

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!