martes, 7 de septiembre de 2010

Globos



El otro día, planeando los 3 días de mediciones que me esperaban, abrí la maleta donde guardamos los trastos para hacer limpieza y cargar baterías. Saqué el altavoz, el trípode, los cables, el alargador, el generador de sonido y una bolsa con globos. Separé los globos usados de los nuevos y tiré los trozos. En ese momento vi que uno de mis compañeros, malayo con más de 20 años de experiencia en el campo y que cobra el doble que yo, me miraba con cara de susto.

¿Para qué llevas globos en la maleta?

En Diseño y Acondicionamiento Acústico, en tercero de carrera, aprendí del Señor Heinrich Kuttruff que para medir el tiempo de reverberación de una habitación se pueden usar pistolas, palmadas o...globos. En las prácticas de esta asignatura usamos un equipo diseñado especificamente para este fin, formado por un generador de tonos y un altavoz muy grande y muy caro que lo hacía todo por sí mismo, pero esto no es la Universidad y para qué regalarle miles de dólares a Bruel & Kjær si por un dólar tienes la misma respuesta en frecuencia?

Sinceramente, entiendo que en el mercado laboral se valore muchísimo el tener experiencia por la tranquilidad que da tener un empleado autosuficiente que no te va a preguntar todo y al que no vas a tener que llevar de la manita. También puedo llegar a entender que en el caso de mi empresa el salario vaya asociado a esto, pero hay momentos en los que me alegro de haber perdido unos cuantos años estudiando un poquito más de la cuenta. Hay cosas que no se aprenden trabajando en una oficina y a veces da gusto poder darle lecciones a alguien que está por encima de tí :)

1 comentario:

  1. Anónimo3:53 p. m.

    Tienes toda la razón con la útima frase.
    Un abrazo desde Alicante

    ResponderEliminar

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!