lunes, 5 de julio de 2010

Saigon


Es la primera vez que casi pierdo un vuelo por no llegar a tiempo al mostrador de facturación, yo que siempre llego al aeropuerto con una hora y pico de antelación 'por si acaso'. Tiger cierra los mostradores 45 minutos antes de la salida del vuelo y facturé in extremis.

La cuestión es que ya era de noche cuando aterricé en el aeropuerto de Tan Son Nhat, a 7 kilómetros de Ho Chi Minh City (Saigon). Pensé que iba a ser peor que Kuala Lumpur, con gente intentando estafarme por todos lados, pero no fue tan así. Bueno, quitando que me tuvieron hora y media esperando por mi visado, junto con 7 hindúes, habiendo despachado al grupo de alemanes que estaba delante mía en la cola en tan sólo media hora, pues todo fue como la seda. Ya tengo asumido que el nombre tan largo y tan hindú que tengo en un pasaporte español no cuadra y allá donde voy me lo miran de arriba a abajo.

Sabía que el taxi a mi hotel valía solo 10 USD y eso facilitó las cosas para salir del aeropuerto. El hotel en el que me quedé (96 Bui Vien) es en realidad una guest house. Las habitaciones tienen ducha propia, aire acondicionado si lo pides y wifi. Por 12 USD la noche no me podía quejar, era un poco ruidoso, eso sí. En Vietnam amanece a las 5 de la mañana, así que a las 8 empezaban los martillazos en el hotel...tanto durante el sábado como el domingo. No sé qué demonios andaban haciendo pero teniendo en cuenta que la ciudad ya te da un dolor de cabeza de lo ruidosa que es pues no mola.

Saigon II

Se pueden imaginar que el viernes lo único que hice fue meterme en el hotel y conectarme para avisar de que había llegado bien. Dos sorpresas: usan enchufe europeo, que tiene lógica porque fueron colonia francesa, y Facebook está bloqueado 'oficialmente'. Menos mal que Open DNS funciona :)

El sábado por la mañana salí a buscar un lugar para desayunar, salí del hotel mirando al suelo porque las aceras dejaban un poco que desear, caminé un poco y levanté la vista y vi cables de alta tensión colgando por todos lados, motos esquivando peatones, chicas con sombreros picudos sirviendo café en la calle y más turistas occidentales como yo muertos de calor...porque qué calor hace en Vietnam, la coleta me chorreaba sudor. Y me dije....ostia! que estoy en Vietnam!

Saigon VIII

Durante el desayuno (café vietnamita extra fuerte y un sandwich de jamón y queso al que le tuve que quitar la lechuga y el tomate con todo el dolor de mi corazón) un tal Son intentó venderme un tour por la ciudad en rickshaw por 150k dongs (7.87 USD) la hora, pero conseguí zafarme de él y patear la ciudad, porque a pesar del calor es pateable. Todo lo que tienes que ver está concentrado en el Distrito 1, como mucho en el 3. Claro que yo no tuve tiempo de ir a los Cuchi Tunnels.

Me fui primero a por una entrada para el show de los water muppets, un tipo de teatro vietnamita que mezcla mitología con historia contado con marionetas en el agua. Es la atracción básica de la ciudad y la entrada me costó 80k dongs (4 USD). Después aproveché para ir al War Remnants Museum, que está cerca. Pagué los 15k dongs (0.77 USD) de la entrada y solo tuve una hora para ver el museo porque iban a cerrar para comer. Me centré en la tercera y segunda planta, donde muestran fotos tomadas por reporteros que fueron asesinados durante "la guerra de América" y las consecuencias del agente naranja en niños. No les cuento más porque la historia no es lo mío, pero al ser un museo de guerra pues...da cosica ver esas fotos.

Cuando salí me cogió una lluvia no muy fuerte, pero me dió igual, quería ir a la Xa Loi Pagoda y paré a comer entre medias. Aviso a navegantes: la comida en esta ciudad puede ser muy barata si comes en puestos callejeros, pero el agua NO es potable, así que yo preferí gastarme un poco más (que al cambio tampoco es tanto en el fondo) y comer en sitios un poco mas pijos, por así decirlo. Encima allá donde vas te sirven un vaso de agua con hielo nada más sentarte y con el calor da cosica dejarlo ahí, pero es lo que toca. En cualquier sitio puedes comprar botellas de medio litro de agua selladas por 5000 dongs (0.26 USD). No vale la pena cargar botellas de litro y medio porque enseguida se ponen calientes y pesan.

Pues para llegar a esa pagoda atraviesas calles donde ves la verdadera Vietnam, de gente tirada en la calle durmiendo sin importarles las moscas, hijos despiojando a sus padres, mujeres con sombrero cónico vendiendo cachivaches sentadas en el suelo y mucho cable eléctrico pelado y suelto, para que te lleves un susto. Y luego total, que la pagoda estaba cerrada.

Saigon X

Así que ya de ahí baje a la Catedral de Notre Dame, a verla por fuera nada más, y flipé con la pedazo oficina de correos que tiene justo detrás. Es un edificio precioso, vale la pena acercarse. Ahí compré sellos para las postales y caminé hacia el Independence Palace, al que no entré. Vi también el Revolutionary Museum por fuera, un poco feucho, y me fui al Ben Thanh Market, que es alucinante. Aquí regateé para comprar los souvenirs :)

Cerca del mercado hay mogollón de tiendas de bolsos y mochilas más falsos que un billete de euro, pero como a mí me da igual esas cosas me acabé comprando una mochila nueva para el portátil marca "Roxy" por tan sólo 10 USD.

Justo cuando salí de la tienda me cogió el monzón de la tarde. A la gente de Vietnam le da igual, se ponen el chubasquero y siguen caminando o conduciendo. Yo me tiré a los charcos y conseguí refugiarme en el mercado, salí hacia la otra puerta, porque tenía que ir al show de las marionetas de agua y ahí vi lo más bonito del viaje...

Un niño con bañador jugando con el agua de los charcos en mitad de la carretera, mientras su madre iba detrás de él recogiendo las cholas que había tirado en un conducto de drenaje. Y no pasó un coche en todo el rato que el niño estuvo jugando. Alucinante. Es algo que en Europa no se ve. El niño estaba tan feliz!

Esa tarde, después del show, cené en un bar de noodles. Comí noodles de ternera al estilo vietnamita y estaban buenísimos. A diferencia de Singapur en Vietnam echan brotes de soja y hojas de albahaca a la sopa, aparte de salsas, y queda muy apetitoso. El que yo me comí se llama Phở bò viên pero no se preocupen. Si ven algún sitio en Vietnam que diga "Phó" es que ahí venden sopa de noodles.

Vietnam es el país de las motos. Lo primero que tienes que aprender para sobrevivir en la ciudad es a cruzar la calle sin que te atropellen, y yo enseguida le cogí el truco. Como occidental con una cámara al cuello eres un blanco para que todos te pregunten si te llevan a algún sitio, pero es que aquí es muy común que te acerquen en moto, previa negociación de la tarifa! muchos turistas son estafados al final del viaje...aunque yo me dejé estafar aposta.

Saigon V

El domingo quería ir a ver la Pagoda del Emperador de Jade, que estaba un poco lejos caminando, en el Distrito 3, y arreglé que me acercasen en moto pagando 40k dongs (2,1 USD) cuando es un viaje que no vale más de 10k dongs (0.52 USD). Pueden ver porque me dió igual pagar de más. Para esta gente un dólar y medio marca una diferencia, mientras que para mí...qué implica? renunciar a un té helado a mi vuelta a Singapur? me dió totalmente igual.

A mi chófer se le pinchó la rueda de la moto a mitad de camino, y arrastró la moto de una esquina a otra. Por qué? porque es tan común tener moto y que se te pinchen las ruedas que en todas las esquinas hay algún señor con una caja de herramientas que te arregla los desastres. Después de un paseíto encontramos a uno que arreglaba pinchazos y en menos de 15 minutos estábamos otra vez en marcha. Atravesamos una calle con (glups) chabolas y llegamos a la pagoda.

Esta sí que estaba abierta y era impresionante. Tres pisos que olían a sándalo, llenos de esculturas de Buda y una tranquilidad que contrasta con el resto de la ciudad. Es un buen descanso después de un día pateando la ciudad más ruidosa y maloliente en la que he estado.

Saigon XXI

Desde la pagoda intenté volver caminando a mi hotel pero me perdí, paré un taxi y listo. Una vez el hotel me dí una ducha y me fui a coger la guagua al aeropuerto. Es la numero 152 y para en la rotonda al otro lado del Ben Thanh Market, en una pequeña estación de guaguas. Vale 3000 dongs (0.16 USD) y sólo da el cambio en monedas de 2000, que son un buen recuerdo. La gracia es que sólo está operativa de 6 a 18, por eso yo tuve que coger un taxi a la ciudad.

El aeropuerto tiene los precios por las nubes, 2 USD por una botella de agua, por ejemplo, y tiene wifi en algunas áreas, pero lo compensan con teles con películas en algunas zonas. No es un mal aeropuerto para descansar una horita antes de coger el avión de vuelta a la ordenada y limpia Singapur!

Saigon XII

Como conclusión, Saigon me ha gustado mucho, es una ciudad que tiene personalidad propia y vale la pena pasar un par de días ahí a pesar del dolor de cabeza que da con tanta gente tocando la pita. Me hubiese gustado tener al menos una semana para poder bajar al Delta del Mekong o subir a Hanoi, más que nada para aprovechar los 45 USD que me costó el visado. Si pueden darse un salto vayan sin dudarlo, es un país muy acogedor. Cualquier duda que tengan pregunten y si sé la respuesta les ayudaré :)

Y ahora en Julio intentaré quedarme quietita en Singapur, que mi cuenta corriente está temblando pensando en el viaje de Septiembre...y en Agosto a Filipinas!

Más fotos en el albúm Việt Nam de mi Flickr

4 comentarios:

  1. Vaya, vaya. Unas fotos muy buenas. ¡Qué pedazo fotógrafa estás hecha! ;-)

    Después de leerte, a uno le entran unas ganas tremendas de visitar Saigon. No dejes de seguir dándonos envidia ;-)

    ResponderEliminar
  2. Pos si que son las cosas distintas por oriente... :) Ains Lo mejor que haces no pares de viajar y de mostrarnos las fotos. No tienes mas en flickr?

    ResponderEliminar
  3. Vidi....hay un album en Flickr, si

    ResponderEliminar

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!