sábado, 17 de abril de 2010

Primera semana

En realidad no puedo decir que haya sobrevivido a mi primera semana en Singapur...y me da verguenza. Yo que tengo el estómago curtido a las ochocientas especias que mi madre le echa a cada comida (menos a los huevos fritos) he caído ante la comida de los chinos. El jueves por la tarde yo ya notaba algo pero el viernes fue definitivo. Diarrea, ganas de vomitar, falta de apetito...qué bien!

Comer todos los días en diferentes bares, con dudosa limpieza, y platos que no sé qué tienen no podía ser bueno, pero es lo que hace la gente aquí. Y viendo los precios del supermercado lo entiendo. La ensalada que me voy a llevar el lunes va a ser la ensalada más cara que me he comido, aunque si hago el cambio a euros no sale tan caro.

También me he dado cuenta de que las chinas tienen el culo plano, y eso hace que todas las cadenas europeas de ropa adapten sus tallas a ellas. Una 44 en un Zara de Singapur no es igual que una 44 en un Zara de Las Palmas. Me pateé nosecuantas tiendas buscando ropa para trabajar, como les comenté en el post anterior, y al final acabé en el Mango de Orchard, cerquita del Zara, con unos pantalones negros. O sea, que Mango en España no tiene más de la 40 y aquí sí y encima "para gente normal". Que me lo expliquen.

Lo bueno es que encima me los arreglan gratis, y menos mal, que mi kit de costura está en Las Palmas!

El trabajo está cogiendo algo de ritmillo. Después de los primeros días de pringadilla en los que me aburría soberamente ya he ido a dos reuniones para un proyecto que está comenzando ahora. Una empresa de IT quiere trasladar sus oficinas a otro edificio y están diseñándolas a lo grande. De hecho, lo primero que me vino a la cabeza fue que los diseñadores están todos mal de la cabeza. La chica tenía en la presentación fotos que yo pensé que las había sacado de Minority Report...pues no, ese era su diseño para una pared que quería en la sala de empleados. También querían una mesa que les va a salir por un pico, y otra pared que lo mismo. Mis compañeros sólo dijeron "si les cabe en el presupuesto, la empresa no dirá que no, aunque suene a idas de olla". Dioh mío, que despilfarro.

Y como parte de este proyecto me tuvieron un día con planos no a escala y calculadora sacando una estimación de los tiempos de reverberación de las salas más grandes del edificio, con ayuda de una hoja de cálculo que tienen ellos preparada y la imagen que tienen en el post al que enlazo. El jueves después de comer me llevaron también a hacer medidas a un banco, que estuvo muy entretenido. Ya voy viendo en el mundo real algunas cosas sobre "hacer negocios con los chinos" que había leído antes de venirme, como que te dan las tarjetas de visita con las dos manos haciendo una ligera reverencia y tú tienes que cogerla con ambas y echarle un vistazo antes de guardarla. El problema es que yo aún no tengo tarjetas de visita y quedo que te cagas con todo el mundo jajaja

Cogí la habitación que les mencioné el otro día y me mudé ayer. Me dieron la tarde libre, trasladé mis bartulos, fuí a Ikea y a Carrefour para dejarlo todo lo más decente posible, y hoy la chica de la limpieza le dió un repaso al cuarto. Encontré la piscina del bloque, es pequeñita, de un metro de profundidad pero suficiente para mí. Con eso sólo (y poder lavar toda la ropa que traía sucia) soy feliz :D

Así que ahora que ya estoy más o menos asentada toca trabajar un poco más...y empezar las clases de mandarín. Tengo la plaza reservada para empezar en Mayo, sólo me queda ir a pagar.

El festival de cine de Singapur empezó el jueves y con tanto trajín no he podido ir a ver nada tampoco. Hoy me pasé el día durmiendo casi y me perdí una peli irlandesa que quería ver. Para mañana tengo seleccionada una alemana que no acaba muy tarde. A ver si no se me pasa!

Y poco más que contar. Tampoco he tenido tiempo de sacar fotos para ilustrar el post, pero sacaré alguna del piso, que más de uno me ha preguntado.

Pásenlo bien!

5 comentarios:

  1. Anónimo7:54 p. m.

    Oye, ¿y qué tal la comunicación con la gente aquella? Según creo, sus habilidades con el inglés no están aún todo lo desarrolladas que pudieran, aunque cada vez hay más gente que lo habla.

    ResponderEliminar
  2. El ingles es el idioma oficial pero hay mucho chino y hablan en chino entre ellos incluso delante tuya...lo cual a mi me saca un poco de quicio, pero weno. Lo peor es que tienes que repetir las cosas dos veces para que te entiendan a veces!

    ResponderEliminar
  3. Jum, pues siento lo de las comidas, pero como dijeron en face ya se te acostumbrara el sistema inmunitario.

    Anda, que guay, por lo menos no estas siempre sentada en la oficina.. Lo de ir de un sitio a otro despeja bastante.

    Mucha suerte! Espero que te mejores prontico.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:14 p. m.

    Jo, qué valiente eres Reena, yo no sé si me atrevería a irme tan lejos. Espero que te mejores.
    Saludos
    Ishkra

    ResponderEliminar
  5. En estos paises si no pillas una diarrea donde cagas hasta la leche que mamaste, no conoces la cultura

    ResponderEliminar

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!