miércoles, 20 de enero de 2010

Aviones y aeropuertos

Lo de mudarme a casa temporalmente es, en parte, para descansar de aviones y aeropuertos. He perdido la cuenta ya de los aviones que he cogido desde que decidí emigrar y cada vez que pisaba un aeropuerto era con una sensación medio de expectación, por ver una ciudad nueva o volver a casa (la que fuera) y medio con hastío.

Las preguntitas de facturación son repetitivas hasta la saciedad ("sí señora, pasé la noche de ayer en un albergue y por supuesto que me pueden haber metido algo en la maleta, pero qué más da?") y a prueba de tontos o graciosillos. Los controles de seguridad llegan a cansar, y más si tienes delante al perretoso que no sabe que 100 mililitros son 100 militros y ese aftershave de medio litro se tiene que ir a la basura o a esa madre con hijos que tiene que quitarle las botas a los niños y éstos no se dejan.

Cuando vine de Manchester en Navidad, por ejemplo, no me querían dejar volar con Christmas Crackers en la maleta. Primero dijeron que tenía que sacarle la tira explosiva ("a cada uno? está usted bien de la cabeza?"), luego que no podía llevarlos en el equipaje de mano aún habiendo sacado la tira y, finalmente, una encargada de la aerolínea tuvo que venir a confirmar que sí podía llevarlos en la maleta. Poner la combinación en el candado, abrir maleta, sacar crackers, abrir caja de crackers, cerrar caja de crackers, encajarlos en la maleta, cerrar maleta, cerrar candado....hasta las narices me tenían.

En los controles de inmigración siempre está el típico policía que se cree que mi carné de identidad es falso y tiene que mirarlo por todos lados y meterlo por todas las maquinitas habidas y por haber. Y que, por supuesto, cuando le pregunto si quiere ver mi pasaporte dice que no, para fastidiar.

El pateo a la terminal adecuada, la espera en la puerta de embarque, los retrasos, los cambios de puerta, la espera una vez dentro del avión...el vuelo en sí. Todo lo que no sea despegar y aterrizar para mí sobra. El resto hace que me suba por las paredes. Y no es por miedo a volar, sino por aburrimiento. Ni iPod, ni siesta, ni libros, ni cantidades obscenas de comida, como me dieron en el vuelo a EE.UU. Naada. El par de paseítos al baño no me los quita nadie. Y siempre me cojo ventanilla cuando vuelo, para tocar las narices más aún.

Esto viene a cuento de que mi próximo viaje planeado es para Marzo, en el que volveré a pisar Manchester y Londres por un fin de semana con la excusa de ver a los Fun Lovin' Criminals en concierto (capricho de cierta persona) y aprovechar mi Railcard antes de que caduque...pero parece ser que tengo que coger otro avión en menos de dos semanas, porque pasé la entrevista telefónica que tuve el jueves pasado y me quieren ver en persona. Aún estoy esperando a que me confirmen la fecha para comprar el billete...y solo puedo decir que me da muchísima pereza volver a esa rutina...y que esperemos que me dén el trabajo! más vale!

8 comentarios:

  1. Que te gusta quejarte!!!

    ResponderEliminar
  2. Te acompaño en el sentimiento, tras 7 semanas de viaje (San Francisco, Galicia y Dublín) me he declarado rotundamente en huelga de aviones por, al menos, dos meses. Ya me estoy viendo en Sydney tan pronto acabe la huelga, pero para un viaje tan largo ¡necesito un descanso! :-D

    Por cierto, no sé qué les dirías para que te dieran la coña con los crackers, pero yo me llevé una bolsa de Party Poppers de San Francisco a Tenerife vía Dublín y (por despiste) volvieron conmigo... ahora ya no sé ni dónde están :D

    Mucha suerte con la búsqueda de trabajo, aunque te de pereza volar otra vez será por una buena causa.

    ResponderEliminar
  3. Supongo q es el precio que pagamos los que vivimos fuera...coger un avión llega a ser rutinario, pero eso no hace que no sea un coñazo...a mi me estresa mucho la seguridad, sólo tengo dos manos para llevar la maleta, el abrigo-bufanda-gorro, liquidos, cinturon, zapatos, maleta, etc etc etc, siempre ando haciendo equilibrismos

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, el avión es un verdadero coñazo :( no sólo ya por los interminables tiempos de espera, controles, etc. sino que además el viaje en sí es aburridísimo.

    Mucha suerte en la entrevista!!

    ResponderEliminar
  5. Pelocha, te has olvidado del portatiiiiil!! arghhss!

    ResponderEliminar
  6. Me uno al club que está hasta los mismísimos de hacer viajecitos. He llegado esta semana OTRA VEZ a casa y ya estoy casi haciendo OTRA VEZ las maletas. ¡¡¡¡Qué harturaaaaaaaaaaa!!!!

    ¡Suerte con la búsqueda de empleo y las posibles entrevistas!

    (Offtopic: me encanta que ya no salga una ventanita nueva para dejar el comentario. Es la única característica que me mataba de Blogger).

    ResponderEliminar
  7. Suerte con el trabajo... Yo contacte con una chica de Canarias para una entrevista que le pagaba el avión su actual jefe pero me dio miedo hacerle venir para nada... porque que empresa más cabrona nos contrataron a 2 de 150 personas que les mandamos.

    Con eso no te desilusiones... :P Seguro que tienes suerte y si no es con ellos será con otros.

    Si que mola lo de la ventanita que ya no hay que usar para dejarte el comentario.

    ResponderEliminar
  8. Seguidor'833:39 p. m.

    Hola,
    Mmmm estoy un poco perdido, ¿ya estas en EEUU? ¿ya tienes curro?
    Perdón pero me he desconectado unas semanas...
    Saludos y mucha suerte,

    ResponderEliminar

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!