domingo, 30 de septiembre de 2007

Hablar por hablar

O hablar sin saber, que es lo mismo.

Leo en ElPaís una noticia de esas que me encanta leer:

Los alcaldes hacen oídos sordos al ruido
16 ciudades españolas carecen todavía de mapas acústicos pese al requerimiento del Gobierno

En ella se dice que el plazo que marcaba la Ley de Ruido para que las Comunidades Autónomas y AENA presentaran sus mapas de ruido ha expirado (el 30 de Junio) y casi nadie ha hecho los deberes. ¿Están seguros de eso?

También se habla de que en algunas partes de Madrid y Valencia se superan los 70 dB, cuando la Organización Mundial de la Salud aconseja no sobrepasar los 65 y la UE los 55 (a lo que yo me pregunto, ¿se creen los señores eurodiputados que de verdad se puede conseguir que una ciudad no sobrepase esa cifra?) y de los efectos del ruido en los seres humanos.

Y como no, no se olvidan de las denuncias por ruido y dicen una frase que me ha encantado:

Los vecinos acuden a los tribunales a defender los derechos que las Administraciones no protegen.

Claro, aquellos que tienen dinero para poner una querella. Los que no tienen que perder una mañana en el Ayuntamiento para poner una denuncia y esperar a que una Policía Local incompetente haga unas medidas que no saben hacer (eso si no se dejan sobornar para que archiven la denuncia) con una pachorra digna de un país tercermundista.

Pero lo que más me ha sorprendido de todo el texto es esto:

La ministra Carme Chacón ha adelantado algunas de las modificaciones que incluirá el Código Técnico de la Edificación, de forma que todas las viviendas de nueva construcción y todas las rehabilitadas a partir de 2008 cumplan la normativa de protección frente al ruido. Así, se fijará en 50 decibelios el límite de ruido contra el que deberá proteger el aislamiento de la pared medianera entre un dormitorio y la vivienda anexa.

Actualmente, y hasta que se apruebe el capítulo correspondiente del Código Técnico de la Edificación, está vigente el capítulo de la Normativa Básica de Edificación (ya derogada) referente a aislamiento acústico y en él se especifica que las paredes separadoras de propiedades de usuarios distintos deben aislar, como mínimo, 45 dB, así como que deben hacerse mediciones de ruido (segun varios procedimientos ISO) para acreditar que la normativa se cumple. Mmm...me huele que se han dado cuenta de que los arquitectos se inventan los valores...

En fin, que el artículo está muy bien y todo eso. Me encanta que se hable de la lucha contra el ruido en un periódico nacional o en un foro de españoles expatriados, pero se debería investigar un poco más antes de publicar nada, básicamente porque la gente se cree todo lo que le pongan delante sin pararse a pensar.

Buen domingo a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!