lunes, 19 de marzo de 2007

Síndrome de los veintitantos


Le llaman la "crisis del cuarto de vida". Te empiezas a sentir inseguro y te preguntas dónde estarás en un año o dos, pero luego te asustas al darte cuenta que apenas sabes donde estás ahora.

Te empiezas a dar cuenta de que hay un montón de cosas sobre ti mismo de las que no sabías y que quizás no te gusten.

Te das cuenta de que cada vez es más difícil ver a tus amigos y coordinar horarios por diferentes cuestiones: trabajo, estudio, pareja, etc...

Y cada vez disfrutas más de esa cervecita que sirve como excusa para charlar un rato.
Las multitudes ya no son "tan divertidas"... hasta a veces te incomodan.

Y extrañas la comodidad de la escuela, de los grupos, de socializar con la misma gente de forma constante.

Pero te empiezas a dar cuenta que mientras algunos eran verdaderos amigos, otros no eran tan especiales después de todo.

Te empiezas a dar cuenta de que algunas personas son egoístas y que, a lo mejor, esos amigos que creías cercanos no son exactamente las mejores personas que has conocido y que la gente con las que has perdido contacto resultan ser amigos de los más importantes para ti.

Ríes con más ganas, pero lloras con menos lágrimas, y con más dolor.

Te rompen el corazón y te preguntas como esa persona que amaste tanto te pudo hacer tanto mal.

O quizás te acuestes por las noches y te preguntes por qué no puedes conocer a alguien lo suficientemente interesante como para querer conocerlo mejor.

Pareciera como si todos los que conoces ya llevan años de novios y algunos empiezan a casarse. Quizás tú también amas realmente a alguien, pero simplemente no estás seguro si te sientes preparado para comprometerte por el resto de tu vida.

Atraviesas por las mismas emociones y preguntas una y otra vez, y hablas con tus amigos sobre los mismos temas porque no terminas de tomar una decisión.

Los ligues y las citas de una noche te empiezan a parecer baratos, y emborracharte y actuar como un idiota empieza a parecerte verdaderamente estúpido.

Salir tres veces por fin de semana resulta agotador y significa mucho dinero para tu pequeño sueldo.

Miras tu trabajo y quizás no estés ni un poco cerca de lo que pensabas que estarías haciendo. O quizás estés buscando algún trabajo y piensas que tienes que comenzar desde abajo y te da un poco de miedo.

Tratas día a día de empezar a entenderte a ti mismo, sobre lo que quieres y lo que no.

Tus opiniones se vuelven más fuertes.

Ves lo que los demás están haciendo y te encuentras a ti mismo juzgando un poco más de lo usual porque de repente tienes ciertos lazos en tu vida y adicionas cosas a tu lista de lo que es aceptable y de lo que no lo es.

A veces te sientes genial e invencible, y otras... solo, con miedo y confundido.

De repente tratas de aferrarte al pasado, pero te das cuenta de que el pasado cada vez se aleja más y que no hay otra opción que seguir avanzando.

Te preocupas por el futuro, préstamos, dinero... y por hacer una vida para ti. Y mientras ganar la carrera sería grandioso, ahora tan solo quisieras estar compitiendo en ella.

Lo que puede que no te des cuenta es que todos los que estamos leyendo esto nos identificamos con ello. Todos nosotros tenemos "veintitantos" y nos gustaría volver a los 15-16 algunas veces.

Parece ser un lugar inestable, un camino en tránsito, un desbarajuste en la cabeza... pero TODOS dicen que es la mejor época de nuestras vidas y no tenemos que desaprovecharla por culpa de nuestros miedos... Dicen que estos tiempos son los cimientos de nuestro futuro. Parece que fue ayer que teníamos 16... ¿¡Entonces mañana tendremos 30!? ¿¿¿¡¡¡Así de rápido!!!???

HAGAMOS VALER NUESTRO TIEMPO... QUE NO SE NOS PASE! La vida no se mide por las veces que respiras, sino por aquellos momentos que te dejan sin aliento...

Cadenita enviada por Isabel

Escuchando: Mika - Happy Ending

17 comentarios:

  1. Te ha gustado, a que si? ;) Me lo enviaron y me parecio...bueno,digamso que me identificaba con algunas emociones en estos momentos. Oye, estoy cogiendo protagonismo en tu blog, entre lo de Scofield y esto, jajaja :-P Ciaooo!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, he descubierto tu blog a través de spaniards, y me ha gustado este post.
    Yo no echo mucho de menos los 16, pero sí los 10 añitos, cuando tu máxima preocupación era si te habian puesto paté o nocilla en el bocadillo de la merienda.

    ResponderEliminar
  3. me gustó mucho :)

    Tiene varios puntos donde me ví reflejado. Pero en mi caso, creo que estoy en el mejor momento de mi vida, sin duda. No echo de menos otras etapas, aunque las recuerdo con cariño muchas veces, sobretodo momentos puntuales.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por los comentarios!

    Yo tampoco echo de menos ninguna etapa de mi vida, porque todas han tenido su dureza...de pequeña los piojos, de adolescente los complejos, y ahora...se puede decir que estoy en una etapa marcada por la incertidumbre y el miedo. No sé qué va a ser de mí mañana ni dónde voy a acabar.

    Querer, querer...quiero una casita, quiero casarme con D, quiero niños, pero también quiero encontrar un trabajo que me haga sentir bien, en el que pueda ir ganando responsabilidades y ayudar a jovencitos recien salidos de la Universidad en un momento dado a dar sus primeros pasitos...pero me estoy dando cuenta de que todo eso es incompatible o que está muy muy lejano. Por lo menos en este país.

    En fin, yo me he sentido identificada con la mayoría de las frases del texto y algunas me han dado ganillas de llorar (solo ganillas). Me he dado cuenta de qué amigos valen y cuáles no, ya no me hace gracia beber hasta vomitar, nos cuesta cuadrar los horarios para quedar con la gente...y todo eso.

    Gracias de nuevo a todos :*

    ResponderEliminar
  5. Me gustó el texto. Muchas verdades (y muchos clichés).

    Prepárate para la siguiente crisis, la de los treinta y tantos... esa es peor ;)

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1:11 a. m.

    pues es ciero la vida esta llena de etapas, de niño no te dejan en paz porque te manejan al antojo de los Mayores.
    De adolescente todos te critican y te quieren hacer a su modo.
    Y ahora con los venititantos todo mundo te presiona, que si esto, que si lo otro y no te dejan en paz.
    La neta si es una etapa chida, es la primera etapa donde somos completamente libres e independientes, pero es cuando en verdad decidimos nuestro futuro.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:30 p. m.

    Pues sin embargo yo daria todo el dinero dl mundo o mismamente mi vida x tener esos 16 años. Para mi esa edad lo fue todo xk aora t das kuenta d todos esos comentarios k as escrito( perdida d amigos, preocupaciones de trabajo, perdida de tu amor...) y sinceramente todo eso lo echo de mens xk se k nunka voi a poder recuperarlo. Lo siento x no ser optimista xro es la realidad! Gracias

    ResponderEliminar
  8. Anónimo8:28 a. m.

    si fue una buena etapa de mi vida pero ahora es mucho mejor con todo lo que e logrado, y efectivamente no se puede hacer nada como se hacia antes, por mas que nos queremos reunir no se a podido por varias circunstancias.pero en fin así es la vida,cada día vas viviendo cosas nuevas y te van dejando varias experiencias buenas o malas pero también aprendes de ellas

    ResponderEliminar
  9. Anónimo1:57 p. m.

    La pura verdad!!!!

    ResponderEliminar
  10. Wow... Que interesante analogía de sentimientos... me sentí en crisis por un momento...

    ResponderEliminar
  11. Anónimo11:34 p. m.

    Pues yo no siento eso para nada, cada vez tengo mas ganas de salir, cada vez me lo paso mejor, cada vez me divierto mas y cada vez tengo mas amigos,
    "crisis de los veintitantos"? Escusas para no aceptar que has desaprovechado tu vida.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo4:47 p. m.

    Pues si habéis tardado hasta los ventitantos para llegar a esa conclusión, no me extraña que el mundo sea un lugar como el que es...

    ResponderEliminar
  13. Deriva del cambio. nos cuesta cambiar, es una etapa donde las decisiones q tomes definiran tu futuro

    ResponderEliminar
  14. Anónimo2:20 a. m.

    Me encantó :') sí que hay clichés que pensé que sólo sentía yo. Leer estas cosas da nostalgia temprana y no he llegado a los 30. Tengo mis veintitantos

    ResponderEliminar
  15. Genial! Gracias por compartirlo :)

    ResponderEliminar
  16. Anónimo2:47 a. m.

    me sentí muy identificada, una vez un profesor de la facultad nos dijo "los verdaderos amigos son los que forman ahora en la facultad los que están siempre, los que te ayudan para hacer apuntes con los que se reúnen para estudiar, los de la primaria y secundaria deben ser 2 o 3 con los que hablan el resto ni está". Siempre pienso en el pasado, el presente que estoy viviendo y el futuro que me espera, la verdad pienso mucho en mi situación económica porque quiero tantas cosas que no puedo pedir algunas innecesarias pero quiero.. pienso en mi padre ya que lo perdí a los 4 años y lo necesito tanto, pienso en independizarme pero ni trabajo tengo.. son cosas que quiero en si seria mas un capricho no lo se, creo que es porque mi flia me asfixia y me gustaría estar sola.
    Bueno gracias me hizo pensar mucho este texto :)

    ResponderEliminar
  17. gracias por compartir, yo a veces tengo un montón de incertidumbre y soy algo tímida en algunos aspectos , también no suelo salir mucho pero debe ser esta etapa

    ResponderEliminar

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!