martes, 12 de diciembre de 2006

La desgracia del día


Leo en varios sitios que "Un niño peruano de 11 años se suicida al no poder reunir el dinero necesario para su primera comunión". Automáticamente se me ha atragando la natilla de chocolate que me estaba comiendo...

El niño (de Ayacucho) necesitaba 5 soles (1,15 euros más o menos) para poder hacer su primera comunión. Ese dinero se lo exigieron las monjas de su colegio (Salesianas, brutas e insensibles, para más señas). Cuando el pobre chiquillo vió que era el único de la clase que no había pagado, se bebió un raticida y se mató.

Cabe destacar que Ayacucho es una región en la que la mayoría de sus habitantes viven en extrema pobreza y el niño no era distinto a los demás: vivía en una chabola con su abuela. Entonces, yo no me explico como unas monjas le pueden exigir ese dinero a un niño para hacer su comunion. Y ya que estamos, tampoco me explico porque se suicidó por no poder hacer la comunión. Yo tampoco la hice y aquí estoy.

No quiero entrar en ese tema tan chachi que es criticar a la iglesia católica (sí, todo en minúsculas) pero vamos, si quieren entramos!

Las cosas que hay que aguantar. ¿Para cuándo un mundo donde los niños sostengan lápices de colores y una sonrisa en su cara y puedan jugar sin que sus padres les riñan a cada momento?

1 comentario:

  1. uo! Que cambio en el blog! Me gusta mas asi, ultra feliz y luminoso ^^

    ResponderEliminar

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!