domingo, 30 de julio de 2006

Peripecias peninsulares 6ª parte

Me la come el PC, así que intentaré ser rápida con lo que queda por contar...

Nos habíamos quedado en cuando fuimos a Belém. Ahí se encuentra el Monasterio dos Jerónimos, un monasterio gigantesco que se ve desde todos los puntos de Belém. Nosotras fuimos directas a la pastelería donde hacen los Pasteis do Belém y compramos dos cajitas, que degustamos sentadas en un parque que está enfrente.

Los pasteles de marras son de una especie de hojaldre con una crema tipo natilla dentro. Te regalan sobres de azúcar glás y de canela para echar por encima, pero al natural están que se salen! Durante el ratito que estuvimos sentadas en el césped hubo buen rollo. Y después nos fuimos a sacarle fotos al monasterio y a los monumentos que había por ahí. Nada del otro mundo.

A la mañana siguiente dijimos...vámonos a la playa. Nos fuimos a Cais do Sodré (la estación) y cogimos un tren rumbo a Cascais. No sabíamos si ir a Estoril o a Cascais, así que compramos a Cascais por si acaso, porque Estoril era la parada anterior.

Maldita la hora que fuimos a la playa. Tó nublao, no paraba de chispear, según Aida el agua estaba helada...pff, acabamos por refugiarnos debajo de un toldo de un bar en el que tuvimos que consumir para seguir comiendo nuestro almuerzo (pan portugués con embutido). La cosa no estuvo muy fina, pero al final salió el sol y disfrutamos de la siesta. Yo me dediqué a hacer el pato y sacarme autofotos escuchando Mogwai, porque no soy muy de dormitar con las narices hundidas en la arena.

Aida se lesionó, y eso fue una ayuda para volver prontito a casa. Teníamos que ponernos wapetonas porque David (el novio de Luna) nos estaba preparando una cena típica portuguesa! Así que un buen rato después volvimos a Cais do Sodré y cogimos el eléctrico en dirección al barrio donde vive David.

La casa estaba llena de machos que resulta que eran los componentes del grupo de música del que forman parte David y Luna ("A name for a day"). Todos eran portugueses pero en la cena descubrimos que algunos chapurreaban español y otros lenguas perdidas de África (machibombo!). David intentó que hubiera consenso linguístico tirando del Inglés, pero no surtió efecto. Todos flipábamos. David y Luna traducían. Aquello parecía Las Naciones Unidas!!! solo faltaba Kofi Annan pululando por ahí!

La cena consistió en melón de primero, una caldereta (creo que se llamaba así) de pescado con verduritas de segundo y chocolatinas Tirma de postre! Y todo ello aderezado con vinos tintos y verdes de Portugal y ron miel canario marca Armiche. No faltaron los quesos, buenísimos y ultra raros, y el pan portugués al que ya nos habíamos hinchado!

En fin, nos tuvieron que llevar a casa porque habíamos perdido el último eléctrico, de lo bien que nos lo estábamos pasando. Y tuvimos la oportunidad, en primicia, de escuchar las primeras canciones de "A name for a day". Yo quiero ser la tercera (después del padre de Luna y de Aida) en tener ese CD!!!

Podría hacer una crítica musical de lo que oí, pero mejor esperar a que salga al mercado :D Y tampoco tengo quejas de la música que oímos durante la cena! Recuerdo que sonó Massive Attack, algo de Portishead y alguna que otra canción "desas raras" que yo me sabía.

Y todo lo bueno se acaba. A la mañana siguiente tocó semi-madrugón para ir a desayunar con Luna (tostadas a la portuguesa enfrente de su facul) y de vuelta a Madrid, no sin antes, pasar por Belém, porque Elena quería llevarle pasteles a su familia. Mientras esperábamos Esther, Aida y yo en el coche me enteré de que ya (casi) soy ingeniera. Todavía tengo en los oídos el grito de Aida:

"Tenemos una ingeniera en el cocheeeeeeeeee" (pí pí pí)

El viaje de vuelta a Madrid fue tranquilito. Paramos en Mérida a almorzar, en un Carrefour a 41º secos y asquerosos. Recorrimos parte de las Ruinas Romanas que pillamos por el camino. Había montones, pero hacía tanto calor que perdimos las ganas de ver las demás. Aquí van algunas de las fotos que saqué.



(Las fotos están subidas tal cual las saqué. Siento decepcionarte, Lungalto)

Ha sido un buen viaje! algunos de los roces que han habido no tenían que haber sucedido si alguna de las partes hubiese cedido a tiempo (y sé que no era yo la que tenía que ceder). Hemos visto mil cosas, así que, chiquillas, no se pongan a pensar en lo que nos faltó por ver, sino en todo lo que hemos vivido. Y en lo poco que nos hemos gastado!

Muchas gracias a Esther (Monerrix) por ser una conductora tan paciente...
...Muchas gracias a Ele, porque si no hubiese mandado ese correo a tiempo nos hubiésemos quedado sin albergue!...
...Y muchas gracias a Aida por alimentarme y alojarme mientras estuve en los Madriles!!

Nos vemos en septiembre, nenas ;)

Next trip?:
Inglaterra con la Idiomática? ya iré informando.

Escuchando: Map of the Problematiqué - Muse (disco nuevo!)

1 comentario:

  1. Señorita, usted nunca me decepciona, o me ha decepcionado de momento :))), pero pasearse en plena canícula estival a 41º viendo ruinas romanas no es muy aconsejable ;)

    Tal vez en otra ocasión....

    Cuide sus compañías ocasionales, redundará en su salud y humor :)

    ResponderEliminar

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!