domingo, 23 de julio de 2006

Peripecias peninsulares 5ª parte

Quinta y penúltima! que me la está comiendo hasta a mí! jajaja

Después de la quedada mágica de Deviantart y de una sesión agotadora de compras con Yeray, nos fuimos rumbo a Lisboa. Los malos rollos comenzaron la misma noche en la que teníamos que salir Aida y yo de Alcalá (de Henares) hacia San Fernando (de Henares también) para pasar la noche, porque así salíamos directas y no teníamos que dar la vuelta a todo Madrid. El problema fue que salimos tarde de Alcalá (por motivos varios bien justificados) y no había Búho hacia San Fernando (guagua nocturna), así que Aida y yo nos quedamos tiradas en Canillejas hasta que, de muy malos modos, nos vinieron a buscar. El mal humor de Cristina lo pagó una botella de ron miel (descanse en paz) que llevábamos para Luna y compañía.

Los malos modos de la susodicha continuaron hasta la mañana siguiente, en la que partimos en el Seat Altea del padre de Esther.

Una vez en Lisboa nos perdimos un poco, porque nuestro objetivo era pasar el día en Sintra, para después encontrarnos con Luna. Pasamos por varios peajes, pueblos y callejuelas (en las que descubrimos lo mal que conducen los portugueses) hasta encontrar la autopista que nos llevaba hasta Sintra. Nos recorrimos el Puente Vasco de Gama (el más largo de Lisboa) y llegamos al paraíso.

Sintra es una region natural de Lisboa. Es verde verde verde. Tiene casitas, un mercadillo, castillos y demás. Pero tiene un inconveniente: que es todo cuesta arriba y que, al ser una región turística, los precios están por las nubes. Por ejemplo, la guagua que te sube de la parte de abajo de la montaña hasta el pico para poder el Palacio de la Pena (la Sintraline), vale 4 euros y pico (ida y vuelta), luego, para poder entrar el Palacio y al parque que lo rodea, la entrada vale unos 8 euros, pero, eso sí, te regalan un mapita con varios recorridos para hacer a pie por grado de dificultad.

Una vez dentro te topas con un tranvía que te hace el recorrido completo, pero también es de pago ¬¬

El castillo de la Pena es de colorines. En el vivió Carlos I. Está muy poco cuidado (o esquilmado debido al turismo) y la pena es que sólo se podían entrar a unas estancias determinadas, como el cuarto del rey, el del asistente, el de la reina...Me llamó la atención el lujo con el que se vive en un palacio! si eso era así antes imaginaos como se vivirá ahora!


Cuando bajamos del palacio empezamos a caminar sin rumbo por el parque, y aquí vino la siguiente discusión. Unas decíamos de que yendo a un lado estaba la salida y la parada de la guagua y otras decian que teníamos que salir por dónde habíamos entrado...Total, que gracias a esos cambios de ruta vimos el estanque de los patos y unos cuantos lagos.

Pasadas unas cuantas horas bajamos a Lisboa. Buscamos en el mapa que teníamos la dirección de Luna y nos plantamos en su barrio. El susto que nos llevamos fue que, en Lisboa, hay parquímetros en todas las calles (tercera discusión), pero por suerte alguien rompió todos los parquímetros de la zona y no estaban operativos (alivio).

Nos metimos en un bar a tomar un batido de chocolate mientras intentábamos contactar con Luna. Fue un poco difícil porque, de los cinco móviles, sólo Elena y yo teníamos el roaming activo, y yo me quede sin batería en Sintra. Tiramos de cabina para llamar a Luna y casi siempre la pillábamos fuera de cobertura (cuarta discusión). Estuvimos como unas tres horas en ese bar y, por supuesto, aprovechamos para descubrir el pan portugués: unos bollitos de pan blanco lleno de miga y que sólo valían 15 céntimos!! comimos unos bocadillos que, junto con el batido de chocolate, nos hicieron la espera un poco más suave.

No conseguíamos contactar con Luna. Ella llamaba al móvil de Elena y nosotras nos íbamos corriendo a la cabina a llamarla (para que no se quedara sin saldo). Nos dieron las 12 y las "señoritas" empezaban a tener frío (poca previsión al no llevarse chaquetas). Y tras una pequeña rebelión las tres "señoritas" se marcharon a un albergue, dejándonos a Aida y a mí solas esperando a Luna que, casualmente, llegó al poco montada en un Fiat conducido por un señor llamado David, que resultó ser su nuevo novio.

Resulta que habían pasado el día en El Algarve (sur de Portugal) con la familia de él y que, en cuanto se enteraron de que estábamos en Lisboa, vinieron a 200 por hora por la carretera. Nos llevaron al piso de él (qué CASONA!!) y nos montaron unas camas improvisadas en un sillón y una alfombra. Nos dimos una ducha y dormimos genial!

A la mañana siguiente Luna madrugó con nosotras (milagro!) y nos acompañó de nuevo hasta Alameda, el barrio dónde estuvimos esperándola el día anterior y dónde habíamos quedado con las tres "señoritas". En el trayecto, conocimos al señor "Electrico": el tranvía típico de Lisboa.

(Japón? no! el metro de Lisboa a las 10 de la mañana!)

Estuvimos charlando y riéndonos durante un rato. Aparecieron por ahí dos chicas que se metieron debajo de los aspersores del parque para remojarse un poco y resulta que, las dos, eran de Las Palmas!! las dos estaban estudiando Industriales y también estaban de Erasmus!! que pequeño es el mundo!! :D

Cuando a las tres "señoritas" les dió por bajar, llegaban media hora tarde y ni se dignaron a saludar. Guardaron sus tres trolleys en el coche (Aida y yo íbamos con mochilas) y vinieron con toda la falsedad del mundo (y reproches dibujados en sus caras) a saludar a Luna.

(Yo sigo diciendo que, debido a este comportamiento, me niego a pagar el albergue. Las "señoritas" pretenden que los 60 euros que pagaron se dividan entre las cinco. Le dí mi parte del dinero a Aida para que haga lo que crea conveniente y no tenga malos rollos con sus amigas pero yo no lo veo justo. A mi parececer se portaron como niñas mimadas)

Luna nos llevó a desayunar por ahí y se fue a la Universidad, porque tenía varios cuadros que entregar y no había pintado ninguno!! así que nosotras compramos un Bono Turista de transporte y nos fuimos a hacer el guiri.

En Portugal, el bono es una tarjeta que se recarga en las máquinas de venta de Tickets. Esas tarjetas tienen un chip, de manera que no hace falta meter el ticket en una canceladora, sino que sólo hay que pasarlo por encima de un imán para poder entrar. Incluso puedes pasar la cartera entera! es increíble! El bono de un día costaba 3,30€, y fue el que decidimos comprar.

Ese día recorrimos las calles más céntricas de Lisboa. Vimos hospitales, iglesias, plazas. Todo marcado por un estilo muy parecido. Vimos calles de piedra, aceras con baldosas, los nombres de las tiendas escritos en suelo con mosaicos uniformes y mosaicos no tan uniformes en las paredes! Todo estaba plagado de banderas de Portugal y de Brasil, me imagino que debido al Mundial de fútbol.

La tarjeta 7 Colinas nos daba derecho a subimos al Elevador de Santa Justa, que es un ascensor desde el que tienes una vista panorámica de la ciudad. Weno, desde el ascensor no, cuando te bajas :D es genial el invento...y menos mal que nos valía la tarjeta!!

Y después de comer (en un bar en el que te servían y comias de pie en una barra) subimos la montaña para ir al Castillo de San Jorge (oh, no, más castillos no!). En realidad era una especie de fuerte, porque eran murallas con un patio en medio y un hueco para unas caballerías. Nada del otro mundo. Menos mal que la entrada sólo costó un par de euros.

(De aqui para abajo no tenía batería en la cámara, así que las fotos son sacadas de Google)

Bajamos caminando y nos encontramos con la Catedral, el Ministerio de Finanzas y la Plaza do Comercio, punto de partida y de fin para los tranvías. El cielo estaba plagado de líneas eléctricas!


Habíamos quedado de nuevo con Luna, que nos llevó ahora a Belém, a ver el Monasterio de los Jeronimos y a comer pasteles de Belém! Pero esto ya lo cuento mañana, junto con los últimos momentos del viaje :D


Besos a todos!

Escuchando: Sigur Ros - Sorglega (son iguales a Coldplay no?)

2 comentarios:

  1. Vivan los Castillos!! Por cierto, me quiero comprar el Monasterio de los Jerónimos :D Tu crees que me hagan un descuentito...

    ResponderEliminar
  2. Quiero hacer un viaje a Lisboa en noviembre y no veas lo bien que me va a venir tu experiencia :-) saludos!

    ResponderEliminar

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!