miércoles, 19 de julio de 2006

Peripecias peninsulares 3ª parte

Hola a todos!

Ayer se me pasó postear la tercera parte, pero aquí va.


Nos levantamos después de haber dormido fatal en el coche y nos dirigimos al Museo de la Ciencia de Barcelona. Me hizo gracia que este museo no está creado por el ayuntamiento, como el de aquí, sino por la Fundación La Caixa (de hecho, se llama CosmoCaixa). También me sorprendió que la entrada sólo costase 2€ y la cantidad de niños que había! las colonias de verano son un gran invento :D



El museo es gigantesco. Tenía montón de experimentos sobre sonido, óptica, estadística, geología...Me llamaron la atención estos especialmente:


-Suma de colores: todo ese rollo de sumas aditivas y sustractivas de colores pero con sombras.
-Campana de Gauss: si tiras pelotitas desde una altura X, esas pelotitas tenderán a acumularse en forma de Campana de Gauss :O
-Las olas: las olas no llegan a la arena y vuelven para atrás! sólo siguen fuerzas que las impulsan hacia adelante!


Estuvimos nuestro bueno par de horas ahí dentro toquetéandolo todo. También había una exposición sobre los experimentos de Einstein que estaba muy bien, pero no era tan interactiva, así que no me sirvió de mucho.

Después de eso tocaba entrar en el albergue! Nos dirigimos al Albergue La Ciutat y resulta que, como habíamos reservado habitación para esa noche, podíamos instalarnos desde las 10 de la mañana. Una ducha, dos platos de espaguetis, una ojeada al correo y una siesta nos sirvieron para recuperar fuerzas para la tarde.

El recorrido tuvo un invitado extra: Jonatan, un amigo de Aida de su época friki que conocía menos de Barcelona que nosotras (vive en Sabadell, según entendí), pero Víctor seguía con nosotras así que no había problemas. Nos fuimos a ver las casas de Gaudí.

Gaudí diseñó cuatro casas en Barcelona: la Casa Calvet, la Casa Milá, la Casa Batlló y la Casa Vicens. Nosotras recorrimos Las Ramblas hacia arriba y nos encontramos con dos de ellas. La tercera estaba escondida y la cuarta se nos pasó.

La primera que vimos fue la Casa Batlló. Esta casa está inspirada en una historia de una princesa y un dragón (o algo así nos contó Víctor). Es Patrimonio de la Humanidad y la verdad es que no me extraña. ES PRECIOSA. Se podía entrar (previo pago) y dentro había un museo y una cafetería, hasta donde recuerdo.

Seguimos subiendo y nos topamos con la Casa Milá o, más conocida como, La Pedrera. También ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad. En esta casa también se podía entrar (previo pago también) y dentro había exposiciones y más cosas. Creo que estaba gestionada por una caja de ahorros y que dentro siguen viviendo algunas familias antiguas.

Metiéndonos por callejuelas llegamos a la Casa Vicens. En esta casa sólo vive una familia (creo) y, personalmente, no entiendo como pueden vivir ahí. Fue la primera casa que hizo Gaudí con su título de Arquitecto y es bastante recargada. Tiene una valla de hierro forjado con forma de hojas de palmera que llama mucho la atención.

(Como para vivir ahí dentro, que miedo ir a por agua por la noche!)

Siguiendo nuestra ruta del modernismo catalán (oss) llegamos a la Sagrada Familia. Entramos por el lado nuevo y Esther se decidió a subir a verla por dentro (previo pago) con Jonatan (uuuh). Tardaron un buen rato en bajar y ese tiempo lo dedicamos a descansar en un parque que está al lado. Cuando salieron, dimos la vuelta a la calle y vimos el lado antiguo, el que diseñó Gaudí.

Se dice en Barcelona que los arquitectos que están diseñando la ampliación no están respetando los dictados de Gaudí. Yo les creo.

Y no sé como, paseando paseando, llegamos a un Hospital que no parecía un Hospital! Era un hospital que también parecía diseñado por Gaudí (pero no). Un edificio del 1910 súper caótico, lleno de piedritas y con un patio dónde sentarse a beber agua. Me encantó! La pena es que no recuerdo el nombre para poneros un enlace.

Esa noche, jugaba Portugal contra Francia (creo) y buscamos un sitio dónde cenar y ver el partido. Elegimos un kebab que estaba cerca de la Sagrada Familia. El kebab estaba asqueroso, pero que bien nos lo pasamos sentados en el suelo, en mitad de la calle, riéndonos de tó. Queríamos que ganase Portugal porque nosotras llegábamos a Lisboa el día de la final del Mundial. Y podía haber sido una pasada si Portugal ganaba el Mundial!

La cuestión es que Portugal perdió y nosotras nos fuimos corriendo a coger el metro cual princesitas, porque el metro en BCN cierra a las 12 de la noche.

A la mañana siguiente, nos echaron del albergue a las 10 de la mañana y nos fuimos al Park Guell, un parque que diseñó Gaudí para un magnate, pero que al final no se le pudo dar un uso comercial y quedó como un parque público.

Es gigantesco y la obra de Gaudí está en todos los rincones. Hay azulejos, mosaicos, un lagarto gigante, verjas de formas intrincadas y demás...Incluso celebridades :D Nos encontramos con Warrick Brown de CSI Las Vegas! El tío iba solo, con toda la parsimonia del mundo, y nos sacamos una foto con él. La verdad es que, con las pintas que llevaba, no me extraña que nadie le reconociera!


El Park Guell es la muestra de lo cosmopolita que puede llegar a ser Barcelona. Había chiquillos tocando canciones de los Beatles (y chiquillas haciendoles los coros), bebés hipies, más colonias de verano y, sobre todo, mucha gente.

(Then I saw her face! now I'm a believer!)

Y después de tantas emociones....un ratito a la playa y rumbo a Madrid porque algunas tenían que currar pero al día siguiente también teníamos fiesta: la quedada de Deviantart!!

Mañana más!

1 comentario:

Escribe lo que se te ha pasado por la cabeza al leer este post! no olvides poner tu nombre/nick y revisarlo antes de enviarlo!