lunes, 8 de diciembre de 2014

Postcards (not) from India I

3 fotos de la primera tanda que he sacado de Delhi...

Flores para Diwali

Delhi III

Es-cán-da-lo (léase a lo Raphael)

Delhi XIII

Hora de la siesta (porque es flipante la cantidad de gente durmiendo en mitad de la calle, a cualquier hora del día)

Delhi XIV

viernes, 14 de noviembre de 2014

India

Y finalmente nos fuimos a la India, al país del que procedo y del que casi no sé nada.

Quería ir el año pasado, que cumplia 30, pero no tenía las vacaciones suficientes al cambiar de trabajo. Este año tenía el dinero y las vacaciones así que fue cuestión de organizar todo con tiempo. Nos dieron los visados en julio, compramos los vuelos en agosto, reservamos hoteles en septiembre y nos fuimos en octubre!

Tenía un poco de miedo, sabía que iba a ser duro pero me hacía mucho ilusión. Fue complicado planear la ruta porque es un país muy grande, con mucho para ver y el transporte....no es lo más sencillo del mundo. Me sorprendió su eficiencia, que a pesar de ser un país tan enorme esté decentemente conectado con trenes y aeropuertos, pero no es lo más fácil para un turista. Abrirse la cuenta con Indian Railways es un dolor y menos mal que otros viajeros ya han documentado el proceso para que un extranjero pueda abrirse una cuenta ahí, porque no explican en ningún lado los pasos a seguir. Eso sí, comprar los billetes es super sencillo y barato. Las aerolíneas low cost también me parecieron un poco piratas, con varias tarifas y ninguna explicación de qué diferencia hay entre cada una, y caras pero claro, pudiendo viajar en tren si vuelas es porque tienes pasta.

Queríamos ver cuevas en mitad de la nada, pero por todo esto decidimos centrarnos en ciudades. Cogimos un vuelo directo a de Londres a Delhi, pasamos un día en Agra para ver el Taj Mahal (y más que suficiente), nos fuimos en tren cama a Jaipur y de ahí volamos a Mumbai porque eran 22 horas en tren. En Mumbai pasamos casi una semana y nos volvimos a Inglaterra. Nos coincidió Diwali la primera semana, con medio país de vacaciones visitando monumentos.

Curiosidades hay un montón. Lo primero que te mata al llegar a Delhi es el calor. Luego el polvo en la calle, la polución, el tráfico (rickshaws de los de bicicleta, motos, taxis, coches privados, guaguas, camiones....y vacas), el ruido (horn please) y los olores (a pesar de todas esas circunstancias hay gente haciendo y vendiendo comida en la calle!). Hay MUCHA gente, gente por todos lados, peor que en Londres, y llama la atención que la gran mayoría son hombres. Están obsesionados con el terrorismo y hay detectores de metales tanto en el metro como en las estaciones de tren y en los monumentos turísticos o lugares donde hay aglomeraciones de gente. Y ah! separan hombres y mujeres en todos los detectores, porque al final habrá una policía o militar para pasarte el detector y cachearte. Pudor por encima de todo.

En el metro de Delhi no tienes que caminar para entrar o salir de los vagones. Simplemente....deja que te arrastren. En los trenes de commuters en Mumbai no tienes que esperar a que el tren pare al entrar en la estación, porque si esperas, para cuando subas probablemente ya estará lleno. Si quieres coger sitio...SALTA! las puertas se quedan abiertas durante todo el recorrido porque hace calor. Habrá gente colgando fuera cogiendo el fresco, pero es mejor que se queden ahí a que viajen en el techo (multan por suerte). Y la gente cruza las vías sin cortarse ni un pelo o camina a lo largo de ellas.

Pero es genial poder cruzar la calle y que la gente te esquive, como en Vietnam, comer con las manos comida super buena y baratísima, pasear por los bazares viendo las tiendas de saris y pulseras y a los niños corriendo por las calles haciendo el gamberro.

Nos lo pasamos bastante bien, pero también hubo motivos para cabrearse. Tuvimos un par de incidentes de nada en Jaipur, pero que fastidian. El primero fue que un tipo nos estuvo siguiendo de camino al bazar, y el segundo fue un tuktuktero que nos dejó tirados, pero tuvo solución a pesar de lo mal que se me da regatear. Hacer que un taxista en Mumbai te pusiera el taxímetro era misión imposible. Al final M optó por esconderse y cuando accedían a ponerme el taxímetro venía y se subía al taxi conmigo. En otros sitios hay taxis que hacen una ruta fija, llenan el taxi y cada pasajero paga una cantidad que está escrita en un cartel en la parada. Sale muy barato y es más rápido que si cada uno coje un taxi para él sólo.

Los monumentos tienen dos precios, el de indio y el extranjero. El de indio suelen ser 20-30 rupias, el de extranjero 250, menos en el Taj Mahal que son 750. Parece injusto, pero piensen que un salario medio en la India ronda las 30,000 rupias al mes, así que tiene sentido que ellos paguen el equivalente a 20 peniques y tú £2.50. En el Taj Mahal varios pesados querían hacernos de guía y una de las cosas que me gritaban es que porqué pagaba yo entrada de extranjeros siendo india. Pues porque aunque cuele, mi conciencia no me deja pagar 20 peniques. Y porque las colas de indios suelen ser bastante largas mientras que en el lado de extranjeros no había cola. Así da gusto.

Ahora revisando las fotos se me mezclan los nombres de todos los fuertes, monumentos, templos, minaretes y demás ruinas que vimos. Todo da igual. Con lo que me quedo del viaje es con esto:

 photo IMG_0539-4_zps768b8979.jpg

La última vez que estuve en esa casa yo tenía 5 años. No fue esa casa realmente, se han mudado de un bungalow a un piso. Y la familia ha cambiado. Uno murió en 2006 y yo no lo sabía. Otra se casó y se marchó a 3 horas de Mumbai a formar una familia. No pudo estar ahí para verme pero más que sea llamó por teléfono. Dos de los hermanos se casaron y viven ahí con sus mujeres y sus niñas. Cuando yo fui por última vez mi hermano y yo éramos los únicos niños de la familia. Ahora somos los mayores de 7 niños.

 Así que all in all, ha sido un viaje interesante. No me han dado (muchas) ganas de estrangular a gente, he apreciado la ducha nocturna más que nunca, me ha encantado ver (y no poder dormir con) los fuegos artificiales por Diwali y las colas de gente pegandose para comprar dulces. Me ha dado pena ver a los niños vendiendo llaveritos en el Taj Mahal y recogiendo botellas en las estaciones de tren, como en Camboya. También ves la otra India de gente volando un domingo por la tarde de Jaipur a Bangalore para reincoporarse al trabajo al día siguiente. Ves la diferencia entre el norte y el oeste, como si fueran Madrid y Barcelona. Y sobre todo, ver a la familia después de tantos años y conocer a mis 5 primas.

Planes para el año nuevo: aprender Hindi (que me dió verguenza solo saber decir agua y té) y empezar los trámites para pedir una PIO Card, porque seguro que volveré :)

Más fotos pronto!

jueves, 7 de agosto de 2014

It's so fcking Croydon!

 photo bowiehaddon_zps4c701ca2.jpg
David Bowie said in an interview in 1999: “It was my nemesis, I hated Croydon with a real vengeance. It represented everything I didn't want in my life, everything I wanted to get away from. I think it's the most derogatory thing I can say about somebody or something: ‘God, it's so f**king Croydon!

Traducción

David Bowie dijo en una entrevista en 1999: "Era mi nemesis, odiaba Croydon con toda mi alma. Representaba todo lo que no queria en mi vida, todo de lo que quería alejarme. Creo que la cosa más derogatoria que puedo decir de alguien o de algo es: ´Dios, es tan j***damente Croydon!"

David Bowie, recordando sus años en el Croydon School of Art, lo que ahora es el Croydon College que veo todos los santos días. Así que ya saben, pueden usar Croydon como un insulto si les da por ahí.

Otros residentes famosos en Croydon incluyen a Kate Moss (nació aquí), Amy Winehouse y Adele estudiaron en la Brit Academy, Sir Arthur Conan Doyle (vivió en South Norwood), Sir David Lean (el director de Doctor Zhivago o Lawrence de Arabia nació aquí), Émile Zola (también vivió en Norwood), la cantante de Fairytale of New York y hay un rumor de que Jim de The Office y su mujer tienen un apartamento donde vivimos nosotros. Súper aleatorio para ser Zona 5.

domingo, 27 de julio de 2014

Conociendo Croydon

Si le preguntan a cualquier inglés, les dirá que Croydon no tiene la mejor fama del mundo. Su tasa de criminalidad es más alta que la media de Londres y la media del país, vale, pero es que también es el borough de Londres más grande. Linda con Lambeth y Southwark en el norte y termina en Coulson en el sur. Nosotros nos hemos venido a vivir justo en el centro, en el distrito de Fairfield, y puedo entender que estando en medio de toda la acción la tasa de criminalidad de esta zona no sea la mejor, pero la sensación de inseguridad es nula.

Croydon II

A lo mejor han oído hablar de una rave que se convocó por FB hace no mucho, convocando a la gente a la estación de East Croydon. Esa rave atrajo más de mil personas a un edificio enorme de Royal Mail que está abandonado. Porque ese es el otro problema de Croydon: la cantidad de edificios abandonados que hay. La famosa torre de Nestlé, que casi que se ve desde la estación de tren, también está abandonada. Edificios de oficinas nuevos con carteles de "se alquila", una torre del ayuntamiento en proceso de demolición, y en el otro lado....andan construyendo torres de pisos de lujo. Porque ahí es donde esperan que venga la regeneración de Croydon, en trabajadores de la City como yo, con "dinerales" para gastar en pisos de lujo.

En todas las encuestas de felicidad que vean por ahí, Croydon será la ciudad más infeliz junto con Ilford en Essex (que es un antro pero va a tener Crossrail en unos años). Viniendo de Brighton, que siempre puntúa bien en estas encuestas ha sido un cambio grande....

Croydon no tiene metro. Tiene estaciones de tren por un tubo (East, West y South Croydon, Purley, Thornton Heath, las de Norwood...), tiene el Tramlink que conecta con Wimbledon, tiene la ultima parada de una de las ramas del Overground (que últimamente siempre esta cerrada los domingos), tiene el estadio donde juega el Crystal Palace FC, en Selhurst, tiene un huevo de parques, una comunidad multicultural aunque predominantemente jamaicana y caribeña y un centro de formación de adultos y un College. También tiene el honor de decir que cuenta con el que fue el primer aeropuerto internacional del país, que cerraron cuando abrieron Heathrow y Gatwick, desde donde se batieron records y se hicieron los primeros vuelos a Australia.

Croydon III

Tiene también un proyecto para convertirla en el Silicon Valley del sur de Londres, con un montón de startups que ya han empezado aquí. Tiene periódicos, estación de radio, locales de co-working creados con crowdfunding, pubs con salas de teatro y grupos de gente que son conscientes de que los riots de 2011 no han ayudado para nada a la imagen de la ciudad y que están trabajando para que las cosas cambien. El ayutntamiento también quiere que la ciudad mejore y se inventa cosas como "Don't mess with Croydon". Da un poco de risa visto desde fuera pero esta ciudad no va a levantarse a base de pisos de lujo, sino con espíritu de comunidad, que no le falta.

Y este post iba a ser para contarles los descubrimientos que hemos hecho estos días meses, durante el Heritage Festival y paseos domingueros. Nos perdimos el Carnaval de West Croydon y el Festival de la comida de South Croydon, pero ya habrá otros. Aquí otra cosa no, pero actividad parece que no sobra. Pensamos que nos íbamos a pasar la vida metidos en trenes rumbo a la capital, pero al final no ha sido así.

PS: Los de Peep Show vivian aquí también.
PS2: Y el mercado! como me he podido olvidar del mercado!

lunes, 14 de julio de 2014

Race for Life

Aquí en UK hay un evento donde la gente va con las amigas vestida de rosa hasta las cejas, con tutus y diademas, y se va a caminar 5 kilómetros echándose unas risas, se llama el Race for Life. Todo el dinero que se recolecta en entradas va para Cancer Research UK y a la vez cada participante hace una colecta. Es un poco hortera en verdad. Yo las vi por el Southampton Common hace un par de años y me pareció una inglesada....pero debe de ser que ya llevo tanto tiempo aquí que me he acostumbrado a verlas así, porques ahí estuve yo ayer por la mañana. No tenía otra cosa mejor que hacer un domingo por la mañana que llovía.

 

Ya había dejado caer por Facebook algo de que en enero empecé a correr. No es que me apasione pero es mas entretenido que la elíptica y tenía que hacer algo de cardio, así que como objetivo/motivación decidí entrenar para correr 5k y apuntarme al Race for Life en verano. En marzo creo que fue toqué techo corriendo 3.5 kilómetros sin parar y me flipé. Luego nos mudamos a Croydon, estuve sin correr, con montón de trabajo, me hice daño en las espinillas....y llegó la carrera. Yo pensé que no iba a terminar. Horror! y había recolectado 90 libras en donaciones, iba a dejar a mis fans en la estacada!

Mi arte para poner imperdibles en una camiseta llena de agujeritos

Llegué a Lloyd Park antes de las 10 de la mañana porque dijeron que iba a haber calentamiento, pero tardaron en empezar. Había un locutor de radio, fotógrafos, tiraron camisetas al público, confeti....todo muy inglés. Y a las 11 se formaron 3 grupos: runners, las que iban a hacer 5k en menos de media hora, joggers, entre media y una hora, y walkers. Yo salí con el segundo grupo. Había gente también haciendo 10k, que eran dos vueltas al circuito.

El recorrido loco 

Pues 40 minutos más tarde, cuando el pelotón ya no era pelotón, terminé! asfixiada pero terminé. Había muchísimo barro porque llovió a cántaros por la mañana (la lluvia me despertó) y muchas raíces y ramas....aparte de montañitas a traición en el recorrido, pero fue muy divertido. Había niñas y niños corriendo con sus madres, gente quejándose de las cuestas, animadores por el camino aplaudiendo y diciéndote lo bien que ibas....gente diciendo que el cartel de 3k tenía que haber pasado ya (jajaja). Hacía mucho calor húmedo dentro de los bosques donde nos metieron pero por suerte al final empezó a llover un poco para refrescar. 

Hoy me han llegado casi 30 libras más de donativos (gracias! thank you!) así que ya he pasado con creces el objetivo tan pobre de que me puse al empezar. Si les apetece donar, que sepan que yo no toco el dinero, se va directamente para Cancer Research UK y ellos sabrán mejor que nadie que hacer con él.

Y esta carrera se la dedico a mi abuela, que murió de cáncer de mama, a mi padre, que murió de un tumor, y a mi suegra, que se me había olvidado ponerla a la lista pero la buena señora sobrevivió a un cáncer de pulmón, que no es poco.

La medalla! 

miércoles, 11 de junio de 2014

Tres años, tres ciudades

Es una chorrada pero hoy he cumplido tres años desde que volví al Reino Unido. Me hace gracia pensar que si, cuando me entrevistaron al acabar el máster, me hubiesen dado trabajo en la oficina de Farnham en vez de en la de Singapur ahora podría estar metida en los trámites para el pasaporte británico. Son sólo tres años comparados con los siete que llevo fuera, pero es el tramo más largo que he estado en un país.

Tres años....en tres ciudades. Aterricé en Bournemouth para mudarme a Southampton, me fui a otra ciudad costera pero con playa, Brighton, y ahora Londres, que es lo que estaba evitando al mudarme a Southampton. Lo bueno? que en Southampton agarré a un asturianín que a veces me da dolores de cabeza, pero me da más alegrías, que conocí mucha gente con la que aún sigo en contacto, que aprendí muchísimo laboralmente ahí y me sirvió para recuperar la confianza que perdí en Singapur...y que luego intentarían quitarme de nuevo en Brighton.

Y de momento por Croydon las cosas van bien. El commute de media hora no se me hace pesado, el trabajo me gusta, la gente es más joven que en el anterior sitio y se nota en que el ambiente es más relajado, aunque hay muchísimo trabajo. Los viernes hay presentaciones técnicas con almuerzo pagado por la empresa, que es un detalle.


Cuando pienso en tooodo lo que he hecho y lo que ha pasado en estos tres años (y la cantidad de trenes, aviones - y helicópteros - que he cogido) me parece que han sido muchos más. Así que creo que ya, por fin, me puedo considerar medianamente asentada en un país. Ahora a ver si estalla la burbuja, nos compramos un piso y dejamos de mudarnos de ciudad. Y a por otro año más.

jueves, 22 de mayo de 2014

El desenamoramiento

Yo estaba enamorada de Amazon. Y mucho. Soy una de esas personas que no va de compras, que no le gusta el agobio. Me duelen los pies y me canso de quitarme y ponerme la ropa para probarme cosas que probablemente no me sirvan ni me queden bien. Aparte de los precios: online suele ser casi todo mucho más barato. Y te lo llevan a casa o a la oficina! qué más se puede pedir.

(Hago una pausa para decir que soy consciente de que comprarle a una macro empresa como Amazon cuyos empleados tienen dudosas condiciones de trabajo y cuya fiscalidad no es el del todo ética destruye negocios pequeños y todo eso, antes de que me lo digan)

 Pero todo tiene un final: me he desenamorado. Sigo adorando comprar por Internet, sí, pero ya no quiero al Señor Amazon. La historia es que compré un bolso precioso y pagué las 45 libras que valía encantadísima. Me llegó en Noviembre, lo estrené, viajé a España con él en Navidad y a la vuelta ya empezaba a verse un poco gastado. En mayo volví a España con él y parecía bastante viejo, sinceramente. Rip Curl da garantía de un año en todos sus productos así que chateé (primer error) con atención al cliente para contarles el tema y pedirles una devolución.

Lo que en otras circunstancias hubiese sido una maravilla se ha convertido en un proceso doloroso que ha durado casi dos semanas. El chico simpático con el que charlé me mandó las 45 libras sin yo decirle nada a la tarjeta con la que pagué el bolso....cuando yo había cerrado esa cuenta en Abril. El chico automáticamente se lavó las manos, dijo que no podía cancelar la devolución del dinero y ale, ahí te quedas.

Desde entonces he estado peleándome con ellos por correo electrónico y hasta por teléfono. Uno de sus advisors me llamó tres veces desde un número irlandés, pero a las horas que me llamó yo creo que más bien estaba en la India....y nada. Nada de nada. Ellos me pedían una carta de mi banco (Natwest) diciendo que no encuentran el dinero. Natwest me decía que ellos no dan cartas y que no encontraban el dinero. Yo ya desesperada. Imagínense. Hasta envié los papeles de que la cuenta estaba cerrada a Amazon y ellos siguieron erre que erre con la carta de las narices que Natwest se negaba a hacer. Qué se supone que tenía que hacer? falsificar la carta? era ya la única opción que me quedaba.

Todo se solucionó esta semana cuando la no muy amable directora de la oficina de Holborn me dijo que escribiera una carta explicando lo que quería. Me senté y se la escribí ahí mismo. Alguien me llamó después de un par de horas y me dijo que (mira tú) mi dinero estaba "suspendido" en mi oficina en Salford. Y aquí me planteo yo varias cosas:

1 - Este señor que me llamó encontró el dinero. La oficina de Holborn no podía encontrarlo en ninguna de mis visitas? really?
2 - Lo más que saben es que ya no vivo en Salford, que se esperaban? que fuera ahí a preguntar si tenían mi dinero?
3 - Atención al cliente pésima de ambos bandos. Desesperación e impotencia en el mío.

Hoy fui, me dieron el dinero (dos colas tuve que esperar) y ni una disculpa ni sonrisa ni nada de nada. Sinceramente, yo ya sabía que Natwest era un banco horrible y por eso cerré la cuenta, pero no me esperaba un trato tan malo y tan poco empático. Fui cliente un montón de años y así es como lo pagan?

Y lo mismo por parte de Amazon. Gasto mucho dinero ahí al año y así es como me tratan? mi último correo ni siquiera fue respondido.

Así que a Natwest, que le dén bien dado. No me arrepiento de haber cerrado mi cuenta ahí. Con gente tan simpática trabajando en sus oficinas da gusto. Y a Amazon le digo que esa no es manera de tratar a sus clientes. A partir de ahora buscaré otra opción siempre antes de irme ahí a comprar. Es una pena que otra web que me gustaba (Book Depository) fuera absorbida por ellos :(